Incidir desde las aulas, mediante la formación del profesorado y alumnado, para desmontar a través de la educación los roles de género estereotipados de chicos y chicas, que son el germen de la desigualdad y la violencia de género, es la principal conclusión del proyecto 'Sumando objetivos para restar violencia. Educar para prevenir', que este lunes ha finalizado, organizado por nueve asociaciones de mujeres de la provincia de Córdoba en colaboración con el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM).

Acciones en centros de enseñanza de Secundaria y facultades de la Universidad de Córdoba (UCO), así como con asociaciones de mujeres y unas jornadas formativas centradas en la prevención de la violencia han sido parte de este proyecto, desarrollado desde el pasado otoño en Córdoba capital y distintos pueblos de la provincia y que han clausurado este lunes la coordinadora del IAM en Córdoba, Mercedes Bermúdez, y la coordinadora del proyecto, Dulce Rodríguez.

En la presentación de las conclusiones y propuestas de acción se ha destaco que la formación de los jóvenes es un objetivo básico, para que sepan identificar las situaciones de desigualdad, control y violencia por parte de sus parejas, además de incidir en la coeducación de los jóvenes junto a sus familias en este ámbito y la participación, tanto chicos, como chicas, en esta materia.

Se trata de darle la vuelta a las estadísticas y frenar que las víctimas de violencia de género tengan cada día de un perfil más joven. Para ello, también se ha propuesto la creación de la Unidad de Prevención de Violencia de Género en cada facultad universitaria.

Igualmente, se ha visto la necesidad de formar al profesorado en materia de igualdad. En este sentido, las asociaciones de mujeres señalan que hace falta concienciar al profesorado, para que sus reflexiones y su transmisión de conocimiento vayan impregnadas de la lucha contra la desigualdad entre géneros.

Formación e información en el mundo rural

Las nueve asociaciones de mujeres que han desarrollado este proyecto —Marianne, Almajara, Encina Milenaria, Josefa Alegre, La Jara, Cordobán, Hipatia, La Espiga y Colomobine— han visto además la necesidad de insistir en la formación y el acceso a la información sobre recursos contra la violencia para las mujeres de zonas rurales, especialmente para municipios por debajo de los 3.000 habitantes.

También piden de las administraciones competentes la dotación económica y de recursos suficiente que necesita la Ley Integral contra la Violencia de Género, para que ésta sea efectiva. Por su parte, las asociaciones de mujeres se han comprometido a aumentar su trabajo en redes, de manera que su actuación y su concienciación llegue cada vez a más mujeres en la provincia de Córdoba.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.