La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), acaba de finalizar las obras relativas al Pliego de Servicios para el mantenimiento y conservación de los cauces de la zona de Córdoba, para lo que ha invertido un total de 598.492 euros.

Las actuaciones, según ha informado la CHG, se han centrado en tramos solicitados principalmente por ayuntamientos y agricultores, donde se ha procedido a la realización de actuaciones de mejora del estado ecológico de los ríos, tomando como base el estudio de presiones e impactos (Impress) desarrollado por el organismo de cuenca, y conjugando criterios de morfología, hidrología e hidráulica fluvial con otros criterios ambientales, paisajísticos y socioeconómicos, a fin de aproximarse a la resolución de estos problemas de deterioro del dominio público hidráulico, desde diversos puntos de vista.

La CHG ha ejecutado un total de 26 actuaciones en distintos cauces, sumando un total de 13.300 metros lineales de intervención, a lo largo de numerosos términos municipales, actuando en un total de 16 términos municipales de la provincia cordobesa (Baena, Castro del Río, Córdoba, Espejo, Fuente Obejuna, Guadalcázar, La Rambla, Montalbán de Córdoba, Montemayor, Montilla, Priego de Córdoba, Puente Genil, Santaella, Villa del Río, Villaharta y Zuheros).

El conjunto de las actuaciones ha supuesto un total de 98.600 metros cúbicos de movimientos de tierras, 4.550 unidades de plantaciones típicas de ribera, 5.388 toneladas de escollera de protección colocada y la eliminación de siete obras de paso insuficientes, sustituyéndolas por vados inundables.

Los trabajos desarrollados por el organismo de cuenca han consistido, fundamentalmente, en recuperar la continuidad longitudinal del sistema fluvial con la eliminación de barreras transversales (azudes, presas, tramos de lecho hormigonado, etcétera) consiguiendo la mejora del perfil longitudinal del río y en incrementar la conectividad lateral del cauce con sus riberas y llanura de inundación con la eliminación de barreras longitudinales que limitan los desbordamientos (diques, motas, muros, etcétera), consiguiendo el aumento de la anchura del espacio de movilidad fluvial.

Asimismo, se han dispuesto pequeñas obras transversales para la acumulación de sedimentos y estabilización de la erosión del lecho, consiguiendo el control del proceso de encajonamiento e incisión del cauce y se han mejorado la conectividad vertical del cauce con su medio hiporreico con la retirada de los materiales alóctonos, impermeables, escombros, basuras, etcétera existentes en el perfil de los suelos riparios

Estas actuaciones también se han centrado en recuperar la morfología del cauce considerada natural o establecida como de referencia con la reconstrucción de las formas primitivas y de trazados antiguos del río, mediante la excavación de los meandros y el movimiento de tierras necesario para alcanzar la morfología deseada y mejorando la composición y estructura de la vegetación de las riberas con plantaciones de árboles y arbustos, consiguiendo la creación de una nueva cubierta vegetal y eliminando especies invasoras como la caña común y el eucalipto.

Finalmente, se ha conseguido disminuir los efectos negativos de las inundaciones en tramos de riesgo con la estabilización de la margen afectada mediante técnicas de bioingeniería, retirada de tapones y obstáculos sobre el cauce, movimiento de acarreos en cauces y traslado a zonas con problemas de incisión, en lo posible, escolleras de defensa de márgenes y sustitución de obras de paso insuficientes por vados inundables.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.