La parlamentaria autonómica del PP por Sevilla Alicia Martínez ha alertado de la "sobreexplotación" de los profesionales sanitarios y del "calvario" que supone contar con una atención de calidad ante la falta de medios, ya que advierte de que el plan para este verano supone que en Sevilla capital "sólo" abrirán ocho centros de atención primaria de 8,00 a 20,00 horas del 1 de julio al 11 de septiembre, contando en ocasiones "con un médico y una enfermera para la atención de adultos y también para la pediátrica, pese a no tener experiencia en ello".

En rueda de prensa, Martínez explica que abrirán de forma continuada los centros de Alcosa, Amate, Bellavista, El Cachorro, El Greco, Pino Montano B, Ronda Histórica y Torreblanca, mientras que el resto cerrará a las 15,00 horas. A esto suma que instalaciones como las de El Greco o Ronda Histórica, con una población de 70.000 habitantes, contarán con "sólo un médico y una enfermera".

Además, centros como el de Amate darán cobertura a su zona, así como a La Plata- Palmete, Candelaria, Cerro del Águila, Letanías, Polígono Sur y El Juncal, todo ello con dos médicos, dos enfermeras y dos personas del Servicio de Atención continuada (SAC), según el documento facilitado por los 'populares' con el membrete de la Consejería de Salud.

Tras alertar de la situación en la capital, advierte también de lo que ocurre en la provincia, con "centros de salud cerrados esperando que se doten, con inexistencia de pediatras o de urgencias en muchos sitios, como la Sierra Sur".

Martínez se ha hecho eco de una carta remitida por profesionales sanitarios, que también ha sido remitida al Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, y a la Fiscalía, para "evitar posibles responsabilidades ante el modo en que tienen que desempeñar su trabajo". Por este motivo, la parlamentaria exige a Maeztu que actúe y pide explicaciones al consejero de Salud porque "la sanidad no se puede cerrar por vacaciones".

Tras lamentar el "deterioro progresivo" de la sanidad pública, indica que la situación es "complicada durante el año, pero se agrava en verano, lo que conlleva una situación insostenible por la carga de trabajo que asumen los profesionales". "Muchos de los médicos afirman que el gobierno se está cargando la sanidad pública y que ante la falta de respuesta se está obligando a contratar seguros privados por lo que están privatizando por la vía de los hechos la sanidad", sentencia.

Explica que la sanidad se está alejando de los cupos de las tarjetas sanitarias individuales, que se establecen unos 1.300 por médico y "que ya sobrepasan los 1.500 pacientes por médico, unos 200 más de lo que es recomendable". "No son números, son personas", insiste, tras señalar que tampoco se están teniendo en cuenta los cupos por edad de la población.

También, reivindica los diez minutos de atención por paciente, "lo menos que se despacha", y asegura que se les impone la "demora cero, que tiene que tener cita en 24 horas todo paciente que lo solicite, con lo que a veces se tienen hasta 45 pacientes al día, muy lejos de las cifras recomendadas".

"injusto y peligroso para el usuario"

Menciona, igualmente, que los médicos advierten de la "tremenda disminución de profesionales, amortizando las plazas de jubilación, mientras que se ha pasado de recortes en las sustituciones a la políticas de cero sustituciones para bajas o vacaciones, entre otros". "Es injusto y peligroso para el usuario que cada día queda con un profesional distinto", alerta.

En este sentido, detalla que las épocas estivales son una "pesadilla" porque ante las "ceros sustituciones se suma que se cierran los centros de salud por las tardes y se obliga a los médicos a cubrir los puestos de urgencia que quedan abiertos, atendiendo a pacientes de otros centros, entre lo que se incluye la atención pediátrica pese a que no es su especialidad y ante lo que manifiestan su falta de experiencia".

Según señala, "estos profesionales no cuentan con apoyo y tienen que atender su consulta, más lo de los compañeros de vacaciones, las incidencias que puedan surgir y el control de los anticoagulados".

Critica que se mueva a los médicos como si fueran peones" y lamenta la situación de "deterioro", que ve "consecuencia de la política de personal y también se percibe también en otras especialidades, como en urgencias, en los tiempos de la realización de pruebas diagnósticas". "Es muy lamentable porque se está creando una atención sanitaria de doble velocidad, mientras la población se deriva a los seguros privados", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.