El campamento de La Dehesa, que el Ayuntamiento de Albacete pone a disposición de los trabajadores que acuden a la ciudad para participar en las labores agrícolas durante la temporada de recolección, se mantendrá abierto desde el próximo 1 de julio y hasta el 31 de octubre.

Este recurso del Ayuntamiento, que tiene una capacidad de 100 plazas, ampliable a 120 en momentos de máxima necesidad, está destinado a "personas con dificultad para encontrar alojamiento temporal" en un establecimiento hotelero por la "carencia de recursos" y para evitar los asentamientos ilegales y las "infraviviendas".

Así lo ha dado a conocer este lunes la concejal de Acción Social del Ayuntamiento de Albacete, María Gil, que ha informado de que este campamento ha dado alojamiento a 2.912 personas desde su puesta en marcha en el año 2006 y ha añadido que desde el pasado 15 de abril se está entrevistando a los posibles usuarios del dispositivo.

"Es en estas fechas cuando el volumen de asentamiento es mayor motivado por las campañas de recogida agrícolas", ha dicho María Gil que ha explicado que "no es un recurso específico para personas extranjeras" pero que "esta población es la que hace un uso mayoritario" del campamento, en su mayoría de nacionalidades como "Rumanía, Nigeria, Colombia, Marruecos y Senegal".

Los objetivos de este proyecto, según ha explicado la responsable de Acción Social, son "reducir el número de personas que se encuentran en infraviviendas y ocupaciones irregulares" y "apoyar los procesos de integración social" de estas personas, además de "promover el trabajo regular". El presupuesto del programa en este ejercicio 2015 ha sido de más de 173.000 euros, un 6,5 por ciento más que el pasado año. El equipo humano que se hace cargo del campamento de La Dehesa está formado por personal municipal y personal de la Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM).

El campamento ha abierto sus puertas más tarde este año debido, entre otras causas, a las obras de construcción de un nuevo pabellón dotado de duchas y lavabos que, según ha explicado Gil, "no han podido ser finalizadas", pero se han instalado unos módulos que cumplen la misma función para que los usuarios del campamento "puedan realizar las tareas de higiene en buenas condiciones". Las obras estarán preparadas para que en 2016 se cuente con estas duchas y lavabos nuevos.

Este recurso del Ayuntamiento de Albacete cuenta con servicios para sus usuarios como limpieza y lavandería, además de atención social, jurídica, acciones formativas e informativas para dar a conocer la existencia del servicio de colocación del Consistorio.

El perfil de los beneficiarios del proyecto, según ha explicado María Gil es el de "personas que no residen en la ciudad y buscan opciones de trabajo de temporada", que es el perfil mayoritario, pero también existe el de "personas que residen en infraviviendas o asentamientos ilegales" y, por último, el de "personas inmigrantes que están realizando los trámites para regresar a su país". El tiempo de estancia máximo en el campamento es de 45 días con opción a renovarlo.

Consulta aquí más noticias de Albacete.