Marilena Vasilakakou
Marilena Vasilakakou, joven ateniense que relató para '20minutos' la conflictiva jornada vivida en Grecia después de que el Gobierno de su país decretara un corralito y de que el Eurogrupo rompiera las negociaciones con el Ejecutivo de Tsipras. MARILENA VASILAKAKOU

Grecia ha vivido uno de los domingos más convulsos de los últimos años debido a la ruptura de las negociaciones entre el Gobierno heleno y el Eurogrupo, así como por la cercana amenaza de una salida de la moneda única. En Atenas, el pánico al corralito ha llevado a los ciudadanos a acudir en masa a los cajeros, como es el caso de Marilena Vasilakakou, una joven ateniense que ha relatado para 20minutos el ambiente que se vive en la capital griega.

"He ido a ver a mis padres y estaba la calle llena de gente. He tenido ganas de llorar al ver a la gente frente a los cajeros", asegura Marilena. "Yo misma he intentado sacar dinero en siete cajeros con dos tarjetas diferentes y no he podido. Lo que no sabemos es si los bancos no quieren o no pueden dar dinero".

Me siento como si estuviera entrando en una revolución

Marilena cree que la situación se ha desbordado porque muchos ciudadanos han exagerado: "Había colas de hasta 50 coches en las gasolineras, en los supermercados no queda azúcar ni harina, que la gente se lleva para prepararse su propio pan". Pero a pesar de estas sensaciones, esta joven siente que algo está cambiando: "Me siento como si estuviera entrando en una revolución, como que vamos a demostrar de lo que somos capaces de hacer".

Para Marilena, la ciudadanía no está enfadada, sino decidida a "pelear". Por eso, dice que están con el Gobierno de Tsipras "porque tiene cojones" y porque "no aceptamos el chantaje. Veo cómo mi país está esforzandose todos los días". Por este motivo, dice que la participación en el referéndum del próximo domingo va a ser muy alta: "Yo no voté en las últimas elecciones, porque no quise, ningún resultado me valía, pero el domingo quiero votar, porque es una oportunidad par decidir nuestro futuro".

Esta joven, que trabaja en una "gran empresa" que no quiere citar pero en la que se relaciona a diario con personas de diferentes nacionalidades, explica que le sorprende que el BCE mantenga el flujo de dinero para los bancos griegos y explica que sí van a poder permitirse compras con tarjeta de débito, y que el límite de los cajeros estará entre los 60 y los 100 euros "por cuenta y día", una situación que durará, según creen, hasta el lunes tras el referéndum.