Lasheras defiende que el acceso a Altamira debe ser "transparente y público"

"La notoriedad de Altamira no da lugar a una barra libre para atender sus necesidades", ha comentado esta mañana en la UIMP
La neocueva de Altamira con la luz como la original.
La neocueva de Altamira con la luz como la original.
MUSEO DE ALTAMIRA

El conservador y director del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, José Antonio Lasheras, ha defendido este viernes que el acceso a la cueva de Altamira debe ser "transparente y público" y que se sepa "en todo momento quién es responsable" de las entradas, es decir, que las decisiones del Ministerio de Educación o del Patronato "sean públicas".

En declaraciones a Europa Press, Lasheras ha matizado sus palabras de esta mañana en una mesa redonda en la 'V Escuela de Arte y Patrimonio Cultural 'Marcelino Sanz de Santuola, que se ha clausurado este viernes en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), cuando ha dicho que desde el cierre de la cueva en 2002 hasta el inicio de las visitas experimentales en 2014, "sólo ha habido dos excepciones" respecto a permitir la entrada sólo de personas "directamente implicadas" en su conservación.

"El problema grave desde el punto de vista deontológico es que hubo voluntad de ocultarlas y de que no trascendieran. Ese es uno de los problemas de la gestión de Altamira", había afirmado durante esta mesa redonda.

No obstante, en declaraciones posteriores a esta agencia, ha indicado que "lo que he querido decir es que, con independencia de la forma exacta en la que se decida cuál es el acceso a la cueva de Altamira, creo que por la notoriedad y por la trascendencia, incluso por el interés que suscita en determinados medios políticos y públicos de Cantabria, debe ser un sistema de acceso transparente".

"Ha habido presidentes de Cantabria que han entrado en la cueva de Altamira, que es normal porque tienen una máxima responsabilidad en el Patronato del Museo y ha habido algún presidente de Cantabria que no ha entrado en el ejercicio de su labor", ha comentado.

Al mismo tiempo, ha incidido en que también ha habido ministros de Cultura que han entrado, como Carmen Alborch —ministra con Felipe González— y otros como Ángeles González-Sinde —ocupó esta cartera entre 2009 y 2011 durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero— que "no han querido entrar para conocer y entender lo que se estaba haciendo".

"Yo creo que nos debería agradar y satisfacer que los máximos responsable del patrimonio de la cultura en España estuvieran en Altamira conociendo y valorando lo que se está haciendo porque son los responsables también de la gestión de Altamira", ha considerado.

Por ello, ha abogado por que se sepa "en todo momento quién entra" y también ha defendido que se ha actuado con un "absoluto rigor" en la conservación de Altamira desde la creación del Museo "con independencia de lo que alguno pueda pensar sobre algún detalle o una circunstancia".

Políticos que "quieren dejar su sello" en la cueva

Previamente, en el curso de la UIMP, la restauradora del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) Concha Cirujano, quien ha criticado al político que "quiere ir a la cueva y quiere dejar su sello", a lo que Lasheras ha respondido que "cuando aparece un policía que quiere meter a un perro policía en la cueva", hay un funcionario que lo impide. "Tranquilos, que la cueva está en buenas manos", ha remarcado.

Igualmente, Cirujano ha puesto de relieve que "para no dar lugar a que se pudiera pensar que metíamos a dedo a los que participan en las visitas experimentales, para que quedara clarísimo que un ciudadano era igual que otro, se habló de que durante el programa de investigación se iba a hacer así (mediante sorteo)".

Asimismo, Lasheras ha comentado en la UIMP que "no es lo habitual, pero la notoriedad de Altamira permite comprender" la participación "directa" de los responsables del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, al tiempo que ha matizado que "la notoriedad de Altamira no da lugar a una barra libre para atender sus necesidades. Sufre las mismas penurias que todos y todo".

"no habrá cambios apreciables" con méndez de vigo

No obstante, ha asegurado que "ha habido riesgos muy graves desde la creación del Museo que se han podido evitar porque pasó a ser propiedad del Ministerio de Cultura". Además, ha indicado que "en junio de 2015 no sabemos qué presupuesto habrá el año que viene, ni en qué departamento ni subdirección general estará".

En este sentido, ha asegurado a Europa Press que considera que los presupuestos para Altamira "serán similares" a los del último ejercicio y que con el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, "no habrá ningún cambio apreciable" porque se mantiene en su cargo el secretario de Estado de Cultura, el cántabro José María Lasalle.

"Los responsables políticos del ministerio siempre se han mostrado conscientes y sensibles a la notoriedad y fragilidad de Altamira", ha señalado. De este modo, ha defendido que las autoridades políticas de Cantabria y el gobierno central "siempre han sido particularmente responsables, cómplices y respetuosos con la labor que tenemos los profesionales de la conservación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento