El área de construcción del Grupo Martín Casillas, que supone el 80 por ciento del total del grupo, prevé elevar un diez por ciento su facturación este año, hasta alcanzar los 45 millones de euros, según ha indicado el responsable del área de construcción del grupo, Ignacio Martín, quien ha indicado que este área prevé potenciar las actividades de mantenimiento de depuradoras y saneamientos.

En declaraciones a Europa Press, Martín ha recordado que dos son las firmas del grupo que desarrollan actividad de construcción, esto es, Martín Casillas Construcciones y EMSA, que está enfocada a temas medioambientales, conservación de zonas verdes, tratamiento de aguas o tratamientos de depuración.

De esta forma, Martín estima que en 2015 prevé que el área de construcción, esto es, la suma de esas dos firmas, suponga una facturación de 45 millones de euros, cuando en 2014 no se llegó a los 40 millones de euros, de forma que se espera un crecimiento del diez por ciento respecto a 2014. Ha recordado que el grupo tiene otras áreas, como concesiones de aparcamientos, canteras o aglomerados, que suma en torno a ocho o diez millones adicionales, de forma que esos 55 millones sumarían todo el volumen de negocio del grupo.

Asimismo, espera tener un margen neto de beneficio del 2,5 o tres por ciento.

Martín ha reconocido que la construcción es el área que tiene mayor peso dentro del grupo Martin Casillas, de hecho este año cumple medio siglo de vida, y resalta que "siempre ha sido una empresa significativamente constructora".

Dentro de la construcción, la obra civil supone un 85 por ciento del total y la edificación en torno al 15 por ciento, toda vez que "sobre todo hacemos obra civil, y sólo algo de edificación, básicamente singular, y se ha hecho alguna cosa de vivienda, pero muy puntual".

Martín ha resaltado que dentro de la obra civil "la gran ventaja que tiene Martín Casillas respecto a otros es que un 70 por ciento son contratos muy recurrentes, de conservación o de mantenimiento, que son contratos de medio plazo de duración, lo cual nos permite mantener dentro de la situación actual unos niveles de producción y cartera estable; nos da cierta estabilidad", de forma que estima que puede tener cartera para un año.

"Ya no existen prácticamente en el mercado obras que se liciten por cuatro o diez millones de euros, como antes, ahora el 80 por ciento de las obras que licitan son por menos de un millón de euros", ha aseverado Martín, quien agrega que "las obras antes duraban años y ahora duran seis meses, por lo que debemos tener una velocidad de contratación mayor, porque el volumen de obra ha variado; es un mundo diferente al de 2007 y el concepto de cartera ha variado totalmente".

De esta forma, ha resaltado que el punto positivo de Martín Casillas son "contratos de conservación integral de carreteras o infraestructuras con Junta, ayuntamientos o el Gobierno, contratos de averías con empresas de aguas, que, por ejemplo, tienen cuatro años de vigencia, eso permite una estabilidad que otras empresas del sector no la tienen".

Asimismo, para 2016 la planificación es mantener la cifra de negocio del área de construcción. De esta forma, Martín Casillas está a la espera de que las obras que se suspendieron con motivo de la crisis, con el nuevo Gobierno de la Junta se reactiven. Ha apuntado que el 70 por ciento de la cartera es obra de conservación y mantenimiento, obra recurrente, y reconoce que el crecimiento de la empresa dependerá de la reactivación económica, de forma que espera que Gobierno y Junta den un impulso a la inversión. "Intentaremos crecer todo lo que podamos dentro de la construcción", ha añadido.

En ese sentido, Martín ha indicado que la constructora "quiere potenciar el mercado del mantenimiento de depuración y saneamientos, a través de EMSA", toda vez que, según ha explicado, "recientemente hemos obtenido un contrato de la depuradora de Tablada para Emasesa, por lo que esperamos que ese contrato nos sirva de lanzadera para entrar en ese campo, que hemos tocado poco y que es un campo de negocio importante".

Ha resaltado que existen "contratos de conservación integral de carreteras con la Junta, con el Ministerio de Fomento, de conservación viaria o de redes de abastecimiento y saneamiento de agua con varios ayuntamientos u obras singulares con Seiasa, para comunidades de regantes en diversas zonas".

México y colombia

En materia de internacionalización, el área de construcción de Martín Casillas actualmente está presente en Colombia, donde se empezó a conocer el mercado en 2012 y lleva desde 2013 con una delegación propia, obteniendo las primeras obras de la mano de un socio local, y donde están "muy satisfechos"; y también en 2013 desembarcó en México, país en el que ya se ha realizado alguna pequeña obra y donde funciona con una sociedad de nueva creación con un socio mexicano.

No obstante, reconoce que Martín Casillas "es una empresa de carácter conservador y le gusta asumir los riesgos pero muy controlados", de forma que la empresa "en una decisión de grupo, apostó por esos dos países y hasta que esos dos países no estén consolidados, la decisión del grupo es no abordar ningún mercado nuevo". "Primero es conocer el mercado y cuando lo han tenido claro han actuado, pero todo muy pausado e intentando no meter la pata", ha añadido.

Ha indicado que en esos países están con todas las áreas de actividad propias de la constructora, aunque reconoce que "una de las grandes virtudes es su gran 'know how' en materia de aguas y reparación de averías, y esa es una de las grandes bazas que queremos trasladar a México y Colombia".

Martín ha indicado que el negocio exterior puede ser entre un diez o un 15 por ciento y espera que con el aumento de facturación pueda crecer algo el peso de la internacionalización.

"No queremos que el mercado exterior sea la solución ni la base de la facturación, sino un complemento", ha añadido Martín.

En cuanto al mercado nacional, ha precisado que Martín Casillas opera en otras zonas de España, como Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha o Madrid, además de toda Andalucía, aunque se pretende "avanzar en otras zonas geográficas".

Situación del sector

Martín espera que las administraciones públicas "se den cuenta de la importancia de la construcción para la actividad económica y para generar empleo; el mejor euro invertido es el que se invierte en construcción; no debería ser incompatible el gasto social con la inversión pública".

Ha reconocido que existe una fuerte competencia en el sector y considera que Martín Casillas "se ha mantenido vivo y estable porque los accionistas del grupo son personas muy sensatas que no se han metido en grandes conflictos de promoción y que se lo piensan dos veces antes de hacerlo, y tienen la cabeza bien amueblada".

Por último, en materia de deudas pendientes, Martín ha valorado que "las administraciones han hecho un importante esfuerzo para ponerse al día en el pago a proveedores".

No obstante, ha precisado que la constructora "tiene pendiente entre dos o tres millones de euros por pagos pendientes de tres contratos de conservación integral de infraestructuras, que dependen de la Agencia de Obra Pública, unos pagos que están pendientes desde septiembre".

Asimismo, ha valorado que los ayuntamientos "han mejorado bastante en sus pagos", de forma que "el gran volumen de deuda desapareció con el plan de pagos a proveedores".

Por otro lado, en materia de I+D, Martín Casillas mantiene el convenio de investigación con la Universidad de Granada y con la Agencia de Obra Pública para investigar en áreas concretas del sector o desarrollar nuevas técnicas y maquinarias, como por ejemplo las empleadas por Emasesa en la reparación de colectores.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.