El Instituto Español de Oceanografía (IEO) prevé que este verano sea "tranquilo" en cuanto a la presencia de medusas en las playas andaluzas a la vista de que en los meses precedentes apenas ha habido avistamientos mar adentro.

Según ha explicado a Europa Press el biólogo e investigador del IEO Ignacio Franco, con la excepción de algunas apariciones de la pelagia noctiluca, la especie más habitual en el Mediterráneo, en el mes de abril y como consecuencia de los temporales que hubo en esa época, desde entonces, apenas ha habido registros de avistamientos de medusas.

"Los que ha habido son muy puntuales y la esperanza es que el año sea tranquilo, después de que el pasado fue muy, muy tranquilo", ha mantenido el experto, que ha explicado que la tendencia más habitual es que haya periodos de unos ocho o diez años con muchas medusas seguidos de otros de cuatro o cinco, con pocas.

En cualquier caso ha advertido de que esa es una "norma muy general" que "no garantiza nada" y ha indicado que la presencia de medusas está "muy relacionada con la climatología" y los ejemplares proliferan en años lluviosos, en los que los ríos hacen más aportes de nutrientes al mar y este es "más productivo".

Los residuos llegan en escorrentías al mar, actúan como abono y suponen un buen caldo de cultivo para la proliferación de medusas. Sin embargo, en años secos como el presente o el anterior, esas aportaciones se reducen y el mar está "falto de ese abono que favorece el desarrollo de estos organismos".

Por otro lado, Franco ha saludado que cada vez haya más comunidades que "tomen cartas en el asunto" y se pongan en servicio redes de información y consulta para advertir a los bañistas de la presencia de medusas, como es el caso de la web de Protección Civil de la Generalitat catalana, que alertará de la previsión de encontrar medusas en la playa con 48 horas de antelación.

Cabe recordar que los expertos señalan que la mejor forma de actuar ante una picadura de una medusa es aplicar frío intenso, con una bolsa con hielo, por ejemplo, que aliviará el dolor y evitará que el veneno se degrade y, con ello, que se forme una herida. Además, no se puede poner la picadura en contacto directo con el agua dulce y se debe acudir a un puesto de socorro.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.