Toros Protestas
Un grupo de jóvenes protestan en Barcelona por la celebración de corridas de toros. (Andreu Adrover) ANDREU ADROVER
Barcelona vivió ayer una intensa tarde de toros, tanto dentro como fuera de la Monumental. Entidades defensoras de los animales protagonizaron una concurrida protesta en contra de las corridas y el "maltrato de los toros", que comenzó con una marcha desde la parte baja de las Ramblas que desenbocó en la Monumental.

En Cataluña no hay afición y las corridas son deficitarias

Ante un fuerte dispositivo policial, parte de los más de
18.000 asistentes a la llamada corrida del año se enfrentaron verbalmente con los cerca de 5.000 antitaurinos, que les tildaron de «asesinos» ante la última plaza abierta en Barcelona, declarada oficialmente ciudad antitaurina.

En la plaza, José Tomás regresó al ruedo ante famosos, como la Duquesa de Alba, y un numeroso público, en parte de fuera de Cataluña y de España, como denunciaron los antitaurinos para demostrar que aquí "no hay afición y las corridas son deficitarias".