Exponen intimistas y delicadas litografías de Édouard Vuillard

  • Era uno de los estetas posimpresionistas del grupo artístico de los 'nabis', sensualistas y preocupados por el color antes que por la forma.
  • Introspectivo e interesado en las escenas de interiores o de parques urbanos, Vuillard (1868-1940) trabajó en litografías durante solamente ocho años.
  • Una selección de este cuerpo de su obra, que llamó la atención en toda Europa por el novedoso uso de los tonos, se expone en Múnich.
Prueba de Vuillard para la litografía 'La maternidad'
Prueba de Vuillard para la litografía 'La maternidad'
© Staatliche Graphische Sammlung München

El colectivo de artistas franceses de finales del siglo XIX que se hacía llamar nabis había elegido la palabra por su origen hebreo, una derivación de nebiim, que significa profeta. La decisión es indicativa de que el grupo no se andaba con chiquitas: se consideraban llamados a ejercer de augures de una nueva sensibilidad, barrer con la dictadura formalista y la exposición de emociones del impresionismo y ensalzar un sensualismo basado en el color.

Además de Pierre Bonnard (1867-1947) , pintor de escenas lésbicas y defensor de una sensibilidad situada más allá de la "insuficiencia de los sentidos", y el melancólico Félix Valloton  (1865-1925), uno de los artistas más prolíficos de los nabis fue Édouard Vuillard (1868-1940). Muy dotado en todas las técnicas, desde el dibujo hasta el óleo, fue un hijo del fin de siglo de catálogo: introspectivo y fascinado por la decoración de interiores y la pintura de tonalidades vivas y aspiración edénica de Gaugin.

Mujeres con flores

Aunque los óleos de Vuillard son suficientemente conocidos —sobre todos las delicadas escenas de interiores y los retratos de mujeres con flores—, quedaba pendiente una reconsideración de su innovadora obra gráfica, en la que solamente se ocupó durante ocho años, a partir de 1890. Una exposición en Múnich cumple la función de ponerla de nuevo en circulación.

La exposición Lithowerkstatt. Probe- und Zustandsdrucke von Edouard Vuillard (Litografía, dentro del estudio de Édouard Vuillard), en la Pinakothek der Moderne de la ciudad bávara hasta el 28 de junio, reúne una amplia selección de litografías del artista francés. Hay originales culminados a su entera satisfacción y pruebas. Unos y otras muestran una técnica pionera en el uso del color que sorprendió en su momento en los círculos creativos europeos.

La muestra confirma a Vuillard como un "intimista", como el mismo acostumbraba a decir, dentro de los nabis seducidos por el poder simbólico del color. Las litografías responden a ese carácter y son la antesala de los óleos que pintó a partir de 1899 del cuerpo de trabajo que llamaba paysages et intérieurs (paisajes e interiores).

Obras de teatro escandalosas

Algunas de las láminas, sobre todo las más tempranas, son en blanco y negro: estaban destinadas a programas de mano de obras de teatro de presupuestos muy ajustados y los productores no se podían permitir lujos con las planchas de color. Algunas de las representaciones terminaron en escándalos, porque se trataba de obras con lenguaje explícito y referencias sexuales que no eran demasiado comunes a finales del XIX, ni siquiera entre la vanguardias parisinas.

Es en las litografías a color donde el artista despliega su excelencia técnica e innovaciones. Según los organizadores de la exposición, las obras colocan al artista a la misma altura de Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901), considerado como el gran talento del grabado francés del postimpresionismo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento