Un estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet asegura que casi mitad de los hombres en edad de trabajar que viven en la región de Izhevesk, Rusia, han ingerido alcohol no destinado a la bebida, como el usado en colonias o aftershave.

El alcohol contribuye a la reducción de la esperanza de vida de los hombres rusos

El estudio buscaba precisamente examinar el impacto del consumo de alcohol en la vida de los hombres rusos, que viven mucho menos que las mujeres, cuya expectativa de vida es de 71 años frente a los 59 años de un varón.

La conclusión a la que llegaron este grupo de médicos rusos e ingleses, de la Escuela de Medicina Tropical e Higiene de Londres, es que el alcoholismo en los hombres influye en la reducción de la esperanza de vida.

Los análisis y entrevistas se concentraron en Izhevsk, "la típica ciudad rusa en cuanto a tamaño", con una población de 632.000 habitantes.

Borrachos con las colonias

Durante el estudio se examinaron y compararon a 1.750 hombres, de los cuales la mitad habían muerto entre octubre de 2003 y octubre de 2005, y la otra mitad continuaba con vida.

El 43 % de los analizados habían consumido alcohol contenido, por ejemplo, en los productos de limpieza
Entre los hombres analizados (todos comprendidos entre los 25 y los 54 años de edad), el 43 por ciento tenía importantes cantidades de alcohol en sus organismos.

Pero lo sorprendente es que contenían alcoholes no destinados al consumo, como los que contienen los perfumes, los aftershave o los productos de limpieza.

Además, el 18% de los fallecidos se debía a problemas derivados del abuso del alcohol, como enfermedades cardiacas, de hígado o simplemente intoxicación por consumo de alcohol no destinado a ser consumido.

El consumo de este tipo de sustancias se debe a que contienen una importante concentración en alcohol y son seis veces más baratos que el vodka.