Dhiren Barot
Dhiren Barot (Foto: EFE) 20MINUTOS.ES / EFE

Siete hombres han sido condenados este pasado viernes a un total de 136 años de prisión por participar en una conspiración liderada por el terrorista convicto Dhiren Barot, vinculado a la red Al Qaeda, para perpetrar atentados en el Reino Unido y EEUU.

La célula durmiente era una de las más peligrosas que han operado en el Reino Unido

Los hombres, sentenciados a penas de hasta 26 años cada uno, formaban parte de "una célula durmiente" dirigida por Barot, considerada "una de las más peligrosas" que han operado nunca en el Reino Unido.

Barot, un converso musulmán de origen musulmán que tenía rango de "general" en el grupo, fue condenado a cadena perpetua en noviembre del 2006 por conspirar para perpetrar ataques el Reino Unido y EEUU a un nivel "colosal y sin precedentes" y causar tantos muertos como fuera posible.

El jefe de la brigada antiterrorista de Scotland Yard, subcomisario Peter Clarke, dijo que aunque los siete hombres condenados no fueron los instigadores de los ataques planeados, Barot necesitaba su ayuda y su habilidad.

"Culpable de un complot terrorista"

"Barot fue el instigador de este complot terrorista" y el encargado de reclutar a cada uno de los condenados, dijo el juez Neil Butterfield al dictar la sentencia.

Barot planeaba "explosiones masivas" sincronizadas, en particular contra el Fondo Monetario Internacional

En el complot, los hombres condenados hoy desempeñaron papeles esenciales de apoyo a Barot, declarado culpable de planear ataques contra instituciones financieras en EEUU y tramar ataques químicos en el Reino Unido.

Mientras Barot "vivía en las sombras", planeando los atentados, necesitaba ayuda del grupo para conseguir alojamiento, identidades falsas y acceso a falsas cuentas bancarias, así como guardaespaldas, conductores, mensajeros e investigadores, según la Fiscalía.

Barot planeaba "explosiones masivas" sincronizadas, en particular contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) en Washington, además de la Bolsa de Nueva York, entre otros objetivos, de acuerdo con la Fiscalía británica.