Los expertos dicen que es debido a la contaminación. El informe que encargó la Confederación Hidrográfica del Segura para saber de qué murieron un centenar de peces a la altura del hospital Reina Sofía hace tres semanas dice que el agua estaba bien y que la necropsia de los peces es normal, por lo que la CHS cree que les faltó el oxígeno.

«No había restos tóxicos», dicen, aunque no quiere decir que no haya contaminación.

«La falta de oxígeno se da cuando hay contaminación orgánica. No hay metales pesados ni pesticidas en los análisis, pero sí contaminación, seguramente procedente de algún vertido. Por eso desaparecieron las anguilas y los balbos», explica la bióloga Julia Martínez.