José Cano es uno de los  318.289 donantes activos que hay en Andalucía. En casi 20 años ha realizado 102 donaciones, es decir, ha cedido casi 50 litros de sangre, lo que significa que ha renovado su sangre completamente siete veces a lo largo de su vida. Esto lo convierte en gran donante. Ayer fue uno de los homenajeados en Sevilla en la fiesta del Día Mundial del Donante de Sangre, día en el que nació Karl Lansdteiner, premio Nobel de Medicina y descubridor de los grupos sanguíneos AB0.

¿Por qué se hizo donante?

A mi suegra la iban a operar y necesitaba sangre. Desde ese momento, me enganché.

¿Qué le da que le expriman?

Mucha satisfacción. De lo único que vacilo en la vida es de ser donante de sangre.

Su grupo sanguíneo es...

B positivo.

¿Alguna anécdota?

Antes, en García Morato nos invitaban a una cerveza y un bocadillo en el bar. Ahora, eso ha cambiado. De alcohol, nada y es lógico. Nos ofrecen refrescos, agua, café y dulces.

¿Cuánta se dona?

Casi medio litro. Son unos 450 cc de sangre, antes eran 300.

¿Con qué frecuencia lo hace?

Cada tres meses. No dejan más de cuatro veces al año.

¿Ha sentado cátedra?

Mi hijo es también donante. Le quedan dos para alcanzar las 50. Llevo un reloj de gran donante que es mi carta de presentación para enganchar a más donantes voluntarios.

¿Falta más concienciación?

Sí. Es el único producto que no se compra ni se fabrica.

Anime a la gente a donar.

Es algo que no cuesta trabajo y beneficia a otros. Ni lo notas. ¡A lo mejor algún día la necesito yo!

BIO

Sevillano. 59 años. Tiene dos hijos y una nieta, Claudia, de 14 meses. Lo acompañó ayer a la fiesta del donante.