Un hombre se disparó ayer una bala en el pecho ante un tribunal francés tras escuchar una sentencia condenatoria por violación, lo que ha reabierto el debate sobre la falta de seguridad en los recintos judiciales.

El suicida, que comparecía libre, sacó una pistola de gran calibre de una bolsa que tenía a sus pies y se disparó en pleno corazón sin decir una palabra tras escuchar el veredicto de culpabilidad en su contra en un juicio a puerta cerrada.

El hombre, un ex asistente de vuelo, de unos 60 años, había sido sentenciado a doce años de cárcel por violar a menores de su familia. Ya había cumplido dieciocho meses de prisión preventiva.

Inseguridad en los tribunales 

Este suceso  se ha producido a sólo tres días de la segunda y definitiva vuelta de las elecciones legislativas y nueve días después de que un magistrado de menores de Metz (noreste) fuese herido de gravedad por una mujer que le apuñaló tras serle retirada la custodia de su hijo.

Este nuevo drama se produce después de que el Ministerio de Justicia hubiese decidido el viernes pasado el desbloqueo de veinte millones de euros para reforzar la seguridad en los tribunales.

En un comunicado, el Ministerio de Interior que dirige Michele Alliot-Marie informa de que ha ordenado una investigación administrativa para tratar de aclarar las posibles disfunciones humanas o materiales que han permitido al hombre que se ha suicidado esta noche poder introducir una pistola en el Tribunal de lo Criminal de Laon, al noreste de Francia.

También la ministra de Justicia, Rachida Dati, ha encargado una investigación interna para tratar de determinar cómo el suicida pudo pasar un arma a la sala del tribunal pese a que ésta disponía al parecer de un pórtico de seguridad que estaba en marcha.

La entrada del Palacio de Justicia de Laon está normalmente vigilada por un sólo policía y los registros no son habituales.

Hace tres días, varios centenares de magistrados y funcionarios judiciales se concentraron ante la sede de juzgados de toda Francia para protestar por lo que consideran falta de seguridad de las instalaciones y reclamar soluciones.