El juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, ha abierto juicio oral contra el extesorero del PP balear Fernando Areal, al sostener que éste habría incurrido en un delito electoral por las presuntas irregularidades detectadas en los gastos electorales del PP en 2007. La Fiscalía Anticorrupción reclama tres años de cárcel para el acusado por estos hechos, enmarcados en la pieza número 4 de la causa.

El magistrado le impone además una fianza de responsabilidad civil de 20.000 euros. Mientras tanto, Castro ha archivado los delitos que pesaban sobre él de malversación, falsedad en documento oficial y falsedad en documento mercantil, al tiempo que ha sobreseído la causa para el administrador de la empresa de publicidad Nimbus, Miguel Romero.

Las pesquisas apuntan a que Nimbus, que organizó parte de la campaña electoral del PP de cara a las elecciones autonómicas y municipales de 2007, emitió facturas falsas con sobrecostes sin justificar, cobrando a cambio a 'precio coste' la organización de la campaña electoral del PP para los comicios de ese año.

(

Habrá ampliación)