En Catalunya hay entre 12.000 y 14.000 personas especialmente vulnerables al calor. Es la llamada población frágil, que puede sufrir de forma más intensa el incremento de las temperaturas.

Son los mayores de 75 años, las personas con alguna discapacidad física o psíquica o que toman medicación que actúa sobre el sistema nervioso, los recién nacidos y los enfermos crónicos.

Recomiendan beber de 2 a 3 litros de liquido al día e ir a un lugar refrigerado un par de horas al día
Para evitar sufrir los efectos del calor, la Generalitat recomienda beber entre 2 y 3 litros de líquido al día, "ducharse a menudo" y evitar el sol en las horas de mayor insolación.

Asimismo, el director general de Salut Pública, Antoni Plasència, recomendó a todo aquel que no tenga aire acondicionado en casa o en el trabajo que «vaya al cine, al centro comercial o a cualquier lugar refrigerado un par de horas al día».

Especialmente vulnerables son los aproximadamente 500 ancianos que viven solos y en condiciones precarias. La mayoría de las personas de este colectivo en riesgo reciben ya atención a domicilio, pero en caso de que este verano Catalunya sufriera una ola de calor como la que ya pasó en 2003, el seguimiento se intensificaría, según informó ayer Salut.

Víctimas mortales

Al contrario de la ola de calor, las personas que de forma especial pueden sufrir el llamado golpe de calor son las que disfrutan de una buena salud, pero que están expuestas a las elevadas temperaturas bien por el trabajo, bien por el deporte o la actividad física exterior.

El año pasado murieron dos personas por este motivo. Los ancianos que fallecieron el verano de 2006 por las altas temperaturas fueron cinco, según Salut.

La alarma se activa a los 33 grados

Desde el 1 de junio, día en que se activó el plan de actuación para prevenir los efectos de las altas temperaturas, Catalunya está preparada para una posible ola de calor.

Las temperaturas límite a partir de las cuales se declararía la alarma son, 33 grados para Barcelona, 32,1oC para Tarragona, 37,5oC para Lleida y 36,1oC para Girona. Llegada esta fase se pondrán en marcha la intervención de los servicios sanitarios y sociales y los recursos de emergencia de la Generalitat. Por el momento, los meteorólogos no pueden precisar si sufriremos una ola de calor.