El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, y el director general de Iberaval, Pedro Pisonero, han firmado este miércoles un acuerdo de colaboración para convertir al Ayuntamiento burgalés en socio protector de la sociedad de garantía recíproca de Castilla y León con el fin de habilitar una línea de financiación de 6 millones de euros a pymes y autónomos.

Javier Lacalle ha explicado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que el objetivo de este acuerdo de colaboración es potenciar la creación de empleo, apoyar a emprendedores y consolidar el comercio minorista.

Los interesados en acogerse a esta iniciativa podrán acceder a operaciones por un importe de hasta 200.000 euros y dispondrán de un plazo de devolución de entre tres y diez años, con la posibilidad de 24 meses de carencia.

El Ayuntamiento de Burgos permitirá reducir los costes de la financiación que soportan pymes y autónomos aportando una bonificación del tres por ciento sobre el total del importe concedido y con un máximo de 2.000 euros por beneficiario, para lo que se reservarán 50.000 euros del presupuesto municipal.

El convenio compromete a las partes, además, a que el importe de las bonificaciones se abone en un plazo máximo de tres meses desde la formalización de la operación ante fedatario público y previa notificación de Iberaval.

Este tipo de colaboración, que nace en Burgos con vocación de continuidad si se obtiene la respuesta esperada, ya existe en otras ciudades de la Comunidad, como Palencia, Valladolid, Soria y León.

Iberaval, que suma más de 2.100 pymes asociadas en la provincia de Burgos, contribuye en estos momentos al desarrollo empresarial burgalés con 900 operaciones de préstamos que permanecen activas con un importe global que supera los 53 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Burgos.