Cerca de 300 personas hacían ya cola en la Plaza de la Virgen para participar en el besamanos a la patrona de Valencia, ante su imagen procesional, cuando ha abierto sus puertas la Basílica a las 7.00 horas, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

Concha, una devota del barrio valenciano del Grao, de 73 años ha sido, por segundo año consecutivo, la primera en entrar en el templo, a cuyas puertas llevaba esperando más de nueve horas, desde las 21.30 horas de la noche.

"La Virgen está preciosa", ha comentado Concha muy emocionada a la salida de la Basílica tras besar la mano de la Mare de Déu, a quien le ha pedido "por mis hijos, mi familia, en especial por mi nieta que está enferma y por todos los niños que sufren enfermedades raras".

Junto a Concha, también ha pasado la noche a las puertas de la Basílica Marisa, vecina de la calle Sagunto, de Valencia, la segunda en pasar ante la imagen de la Mare de Déu, que llegó a la cola a las 2.15 de la madrugada. "Por mis hijos, mi nietos y todas las personas que tienen tanta necesidad", confesaba Marisa su petición a la patrona a la salida del Besamanos.

Bebé de dos meses

Igualmente, a las 7.10 horas ha pasado ante la Virgen Leyre, la primera bebé, de dos meses, en brazos de su madre que comentaba emocionada "cada año vengo al Besamanos y en esta ocasión, he presentado a mi hija ante la Mare de Déu".

La imagen procesional de la Virgen de los Desamparados ha sido ubicada a la entrada del presbiterio de la Basílica en el centro del altar mayor, a la misma altura que las personas que se acerquen a besarle la mano. En esta ocasión, luce "un manto azul, donado ex profeso para esta ocasión por una familia valenciana", ha explicado el rector de la Basílica de la Virgen, Juan Bautista Antón.

Los turnos de visitas se están efectuando con la mediación y atención de miembros de la Hermandad de Seguidores de la Virgen y de su Corte de Honor. Igualmente, todos los participantes reciben una estampa nueva de la imagen original de la Virgen de los Desamparados, de la que se han realizado 30.000 copias, con una pequeña oración a la patrona en el reverso, con palabras del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

Asimismo, el templo permanecerá abierto hasta que finalice el paso de los devotos, cuyo número el año pasado superó las 30.000 personas. Mientras dure el paso de los fieles, la imagen original de la Virgen de los Desamparados que preside el altar mayor quedará girada hacia su camarín, donde tendrá lugar el culto ordinario durante todo el día.

Igualmente, se instalará una "paraeta" a la salida de la Basílica en la que se ofrecerán gorras, rosarios y abanicos, entre otros artículos, con la imagen de la Virgen para que puedan ser adquiridas por los fieles, según fuentes de la Hermandad de Seguidores de la Virgen, que coordina el paso de los fieles.

Los donativos que se recauden de la venta de estos productos irán destinados a los pisos de acogida a personas con enfermedad mental que gestiona la Fundación 'Mare de Déu dels Innocents i Desamparats' (Maides).

Pulseras y chapas solidarias

También, la Fundación Maides pondrá a la venta, durante el transcurso del Besamanos, pulseras solidarias y chapas para recaudar fondos a beneficio de la fundación y su labor de acogida y acompañamiento a personas con enfermedad mental.

Consulta aquí más noticias de Valencia.