Los seis hombres y tres mujeres que conforman el jurado popular encargado de juzgar el caso del temporero acusado de matar a su compañero de habitación en febrero de 2014 en Sabiote (Jaén) inician este miércoles las deliberaciones encaminadas a declarar su culpabilidad o inocencia.De esta forma, tendrán que decidir si E.K. actuó en legítima defensa, tal y como sostiene él mismo, o si mató a su compañero en el transcurso de una riña.

En el caso de que el jurado opte por la culpabilidad tendrán que decir si E.K. es culpable de un delito de homicidio, tal y como sostiene el Ministerio Fiscal que le reclama 12 años de prisión, o si actuó con premeditación y alevosía como defiende la acusación particular que le pide 20 años de prisión por un delito de asesinato.

La deliberación del jurado comenzará en la mañana de este miércoles, una vez que los abogados y la Fiscalía hayan dado el visto bueno al cuestionario elaborado por el magistrado presidente del jurado y al que deberá responder el jurado en sus deliberaciones para determinar la inocencia o culpabilidad del acusado.

A las 11,00 horas de este miércoles está previsto que el jurado pueda tener ya en sus manos el cuestionario objeto del veredicto y comenzar con sus deliberaciones en una sala de la Audiencia de Jaén.

Durante el juicio E.K. se ha declarado inocente y ha manifestado que se limitó a rechazar el ataque de la víctima cuando él se encontraba acostado en la litera de la habitación. "Sólo me defendí cuando vi a Sambou con el cuchillo", ha dicho el acusado cuando el magistrado le dio la palabra antes de dejar el juicio visto para veredicto.

Para el Ministerio Fiscal está "claro" que E.K. es el responsable de las lesiones mortales que presentaba la víctima puesto que sólo ellos dos se encontraban en el interior de la habitación donde ocurrieron los hechos, mientras que la acusación particular ha manifestado que E.K. actuó con "premeditación y alevosía" y que fue el acusado el que sorprendió a la víctima con una agresión mortal.

En lo que respecta a la defensa, "las dudas más que evidentes" de cómo se produjo la pelea hacen que haya reiterado su petición de libre absolución por entender que E.K. lo único que hizo fue "defenderse como pudo de la agresión de la víctima".

Los hechos sucedieron el 18 de febrero de 2014 cuando por motivos que se desconocen, y que no han quedado aclarados en el juicio, la víctima, un joven malí, y el acusado iniciaron una riña. La víctima presentaba en la zona del hemitórax izquierdo, una herida inciso contusa que afectó al corazón y provocó su muerte por shock hipovolémico. La autopsia reveló también otras heridas punzantes en el brazo y en el pabellón auricular derecho y región occipital derecha, todas ellas de poca profundidad. El acusado sólo presentaba un pequeño corte en un brazo.

En la vivienda, la Guardia Civil encontró dos cuchillos con restos de sangre de víctima y acusado, pero en ninguno de ellos había huellas dactilares. La acusación particular sostiene que el acusado se autolesionó en el brazo para intentar demostrar la supuesta agresión de la víctima, mientras que la defensa argumenta que el corte del acusado se corresponden con una maniobra de defensa para repelar la agresión de la víctima.

Fue el patrón de víctima y acusado el que trasladó personalmente en su propio vehículo al herido y a E.K. hasta el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda donde le practicaron a la víctima maniobras de reanimación cardiopulmonar. Sin embargo, el joven falleció en el hospital como consecuencia de una herida que le había atravesado el lóbulo inferior del pulmón izquierdo, así como el pericardio y el ventrículo izquierdo del corazón.

El acusado fue detenido por la Policía Nacional en el hospital e ingresó al día siguiente en prisión, donde ha permanecido a la espera de la celebración del juicio.

Consulta aquí más noticias de Jaén.