Sudán aceptó el despliegue, mando y estructura de una fuerza de paz de las Naciones Unidas y la Unión Africana (UA) para la región de Darfur, dijo el martes un funcionario de alto rango.

Después de dos días de reuniones en la capital etíope Adis Abeba, el comisario de Paz y Seguridad de la UA, Said Djinnit, dijo que Jartum había dado su aprobación a una fuerza de entre 17.000 y 19.000 efectivos tras las "aclaraciones" de funcionarios de la UA y de la ONU.

Alto el fuego global y proceso político

"El Gobierno de Sudán aceptó la propuesta conjunta de la operación híbrida", dijo Djinnit, añadiendo que "el acuerdo fue alcanzado en particular sobre las recomendaciones específicas del mandato y estructura de la operación y los detalles de varios de los componentes y tareas", añadió.

El acuerdo pide un alto el fuego global e inmediato y un porceso político para Darfur
No dio más detalles, pero dijo que el acuerdo también pedía un alto el fuego global e inmediato y un proceso político amplio en Darfur.

Además, apeló al Consejo de Seguridad de la ONU a que autorice el despliegue de la fuera mixta sin demora, que en su mayoría estará compuesta por efectivos africanos.

Calendario de salida

Djinnit dijo que Sudán había planteado el tema de una "estrategia de salida" para las fuerzas de paz, y todas las tropas accedieron a que la operación fuera revisada periódicamente. No dijo la frecuencia.

Desde el año 2003 han muerto 200.000 personas, cifra rebajada a 9.000 por Jartum
Los rebeldes no árabes se alzaron en armas en Darfur a principios del 2003, acusando al Gobierno de no atender sus difícil situación. Jartum armó a algunas milicias árabes de los yanyauid.

Los expertos estiman que 200.000 personas han muerto y 2 millones más han sido expulsadas de sus hogares. En el último año, los grupos rebeldes se han enfrentado entre sí.

Sudán dice que los muertos por la violencia se elevan tan solo a 9.000 personas.