La Generalitat ha retirado a un matrimonio de Sant Feliu de Guíxols (Girona) la tutela de su bebé, de sólo dos meses, después de que éste ingresara el pasado mes de mayo en el hospital con el fémur roto, presumiblemente a causa de malos tratos.

El menor, que fue dado de alta el pasado viernes tras permanecer unas dos semanas ingresado en el Hospital de Palamós, ha vuelto a casa con sus padres, tal y como ha ordenado el juez de Girona que se ha hecho cargo del caso y que ha dictado la tutela domiciliaria del bebé, según han informado fuentes del departamento de Acción Social y Ciudadanía.

De esta manera, el pequeño permanecerá en el domicilio familiar, aunque personal de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) visitará la vivienda dos veces por semana para garantizar que el pequeño está bien atendido y no hay indicios de más malos tratos.

En el caso de que así sea, la DGAIA, que ya ha asumido la tutela del menor, adoptaría las medidas establecidas en estas situaciones e ingresaría al menor en un centro de acogida.

El pequeño ingresó en el Hospital de Palamós el pasado 27 de mayo con el fémur roto, una lesión que, según explicó la madre, había sufrido tras caer con el niño en brazos.

Los médicos, sin embargo, consideraron que la lesión que presentaba el pequeño no era compatible con la descripción de los hechos que había dado la progenitora, por lo que, siguiendo el protocolo establecido, informaron del estado del pequeño a los Mossos d'Esquadra y la DGAIA, que retiró automáticamente a los padres la guardia y custodia del menor.