Cerca de 500.000 trabajadores del sector de la construcción están llamados mañana a secundar la huelga general convocada por CC.OO.-A y UGT-A en todos los centros de trabajo de Andalucía para reclamar la homogenización de los salarios en las ocho provincias andaluzas o un calendario laboral de lunes a viernes con jornada intensiva en verano.

Los sindicatos esperan que esta jornada de huelga, que se repetirá el día 13 de junio, sea secundada "de una forma abrumadora", según indicó CC.OO, que apuntó que "la extensión de la jornada intensiva hasta el 31 de agosto y la necesidad de una equiparación salarial de las retribuciones a nivel de toda Andalucía, son propuestas necesarias, lógicas y justas que no resisten más demora en conseguirlas".

Tras el frustrado intento el pasado viernes de llegar a un acuerdo entre las partes en el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos (Sercla), las Federaciones de Construcción, Madera y Afines de CC.OO-A y la Federación del Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT-A pondrán en marcha un sistema de piquetes informativos.

Además, el secretario general de CC.OO.A, Francisco Carbonero, y el secretario de Organización de UGT-A, Francisco Fernández, valorarán ante las obras del grupo Prasa en Los Bermejales en Sevilla el seguimiento de la primera jornada de huelga en la construcción andaluza.

La convocatoria de huelga en el sector de la construcción afecta a más de 480.000 trabajadores. Por provincias, los trabajadores convocados son 63.000 en Almería; Cádiz, con 73.200; Córdoba, 34.500; Granada, 58.000; Huelva, 26.600; Jaén, 28.000; Málaga, 95.600; y Sevilla, 101.300.

Postura de la patronal

Ya el pasado viernes, el secretario general de la Federación Andaluza de Empresarios de la Construcción (Fadeco), Emilio Corbacho, quien asistió a la reunión del Sercla como portavoz de la patronal andaluza y de las provinciales, aseguró que "de las cuatro finalidades esgrimidas por los sindicatos para la huelga, había dos con las que no tenemos problemas, el cumplimiento estricto de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el cumplimiento de los convenios".

Existen divergencias en la fijación del calendario laboral

Donde, según apuntó Corbacho, existen divergencias es en la fijación del calendario laboral, un punto que la patronal estaría dispuesta a plantearse una vez que concluya la negociación del convenio estatal del sector.

Asimismo, los empresarios rechazan la firma de un convenio regional, al entender que los convenios provinciales "son tan dispares" que se tendrían que igualar al alza en todos los aspectos.

En relación con la demanda de establecer en toda la comunidad la jornada intensiva en verano, Corbacho aseveró que la mayor parte de los convenios provinciales recogen "horarios especiales en verano" y precisó que existen provincias "con 49 días laborales con horario continuado", tras lo que dijo que "otra cosa es que se quiera extender esto a todas las provincias".

"Las condiciones del convenio se deben negociar provincialmente, como se ha hecho siempre", agregó.