El ciudadano nigeriano que falleció el pasado sábado durante el vuelo de Iberia que le trasladaba de Madrid a Lagos, en cumplimiento de la orden de expulsión que pesaba sobre él, murió a causa de una parada cardiorrespiratoria, informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana en un comunicado.

Amordazado

El informe preliminar de la autopsia, realizada por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Alicante, señala que el fallecido había sido amordazado, aunque no consta que fuese esposado, y presentaba dos contusiones leves en la mano izquierda y en la espalda.

La causa exacta de la muerte no podrá ser establecida hasta que no se conozca el resultado de las pruebas urgentes sobre órganos vitales

En cualquier caso, la causa exacta de la muerte no podrá ser establecida hasta que no se conozca el resultado de las pruebas urgentes sobre órganos vitales (concretamente pulmón y corazón) solicitadas por los forenses al Instituto de Toxicología de Barcelona.

Mientras tanto, la juez de instrucción número 1 de Elche (Alicante), encargada de investigar las circunstancias de la muerte de este ciudadano nigeriano, ha abierto diligencias previas, y ya dispone del atestado elaborado por la Policía Nacional en relación con estos hechos.

En breve plazo la magistrada llamará a declarar como testigos a otros dos ciudadanos expulsados que viajaban en el mismo vuelo que el fallecido. Posteriormente tomará declaración a los agentes de policía que formaban la escolta.