Cámaras de seguridad en el interior de los taxis para evitar robos
Cámara de seguridad en el interior de un taxi de Sevilla. (r. g.)

Son tan pequeñas como una webcam, pero muy eficaces. Un total de 150 taxistas de Sevilla han dejado de tener miedo a ser agredidos o atracados cuando están trabajando y no sólo por la mampara. Sus vehículos cuentan con cámaras de vigilancia.

Este método está funcionando muy bien, en un futuro se irán instalando en el resto de la flota


Están instaladas en la esquina superior derecha de la parte delantera del coche, donde se sienta el copiloto. Este ojo electrónico transmite la imagen de los pasajeros a un centro de control. Si el taxista ve algún movimiento extraño presiona un botón y la cámara detiene la imagen. Si vuelve a apretarlo, comienza a grabar para que la Policía pueda ver lo que sucede en el interior e identificar al agresor o ladrón.

Los pioneros en utilizar este sistema son los taxistas de Radio Taxi Giralda. "Este método está funcionando muy bien, en un futuro se irán instalando en el resto de la flota", comenta Fernando Morales, presidente de la Unión Sevillana del Taxi.

El uso de estas cámaras es totalmente legal, según aseguran. El usuario está informado de su presencia a través de pegatinas en las que reza: "Este vehículo dispone de cámaras de seguridad AutoCam. ¡Por su seguridad se tomarán imágenes!".

Sucesos no esporádicos

Para los taxistas el sistema es un complemento a la mampara de seguridad. Sebastián Tinajero, uno de los taxistas que lo lleva, cuenta que hasta ahora sólo se ha topado con dos clientes reticentes: una señora mayor que no entendía ni quería que la grabaran y un "hombre un poco sospechoso que cuando vio el cartel me pidió pocos metros después que le bajara".

Las agresiones a los taxistas no son tan inusuales. La última fue hace poco más de una semana. Un taxista fue golpeado en León XIII. Gracias al GPS unos compañeros que estaban cerca acudieron y el agresor huyó. La Policía tardo 30 minutos en llegar, según Unión Sevillana del Taxi.