La derecha se impuso ayer en la primera vuelta de los comicios legislativos franceses, cinco semanas después de la elección del conservador Nicolas Sarkozy como presidente de la República. Al cierre de esta edición (0.00 h), con el 81% de los votos escrutados, Sarkozy obtenía el 39,67%. Con una abstención cercana al 40%, los socialistas (PS), por su parte, sumaban el 24,96% de los sufragios. En tercer lugar se sitúaba el centrista Movimiento Demócrata, con el 7,33%, mientras que el ultraderechista Frente Nacional lograba el 4,32%, el Partido Comunista el 4,10% y Los Verdes el 2,91%.