El príncipe Guillermo de Inglaterra, de 24 años, se gastó 1.258 euros en alcohol en un supermercado, en el que llenó dos carritos con vino, ron, vodka, cerveza y ginebra.