California, 1988: George Harrison decide llamar a su amigo Jeff Lyne, de la Electric Light Orquestra, para que le ayude a grabar una canción. Lyne se llevó al estudio a Roy Orbison, con el que estaba trabajando ese mes. En el disco de Orbison colaboraba Tom Petty, que cuando vio que se iban a ver al ex beatle se apuntó de inmediato. Cuál fue su sorpresa cuando, al llegar, también se encontraron con Bob Dylan, que no se sabe qué hacía, pero allí apareció.

«Estábamos ya todos y pensé que no iba a cantar yo solo, teniendo a Roy Orbison ahí. A medida que todo progresó, pensé que también podría hacer cantar algo a Tom y Bob», explicó George Harrison en su día. Y entre risas nacieron los Traveling Wilburys (curiosidad: en ellos se inspiró Bunbury para elegir nombre artístico).

Lo que iba a ser una colaboración puntual terminó convirtiéndose en dos discos. Se publicaron en 1988 y 1990, pero pronto fueron descatalogados y han sido el objeto de deseo de coleccionistas. Hasta hoy, que se reeditan juntos en una lujosa caja. La edición especial incluye cuatro canciones inéditas y un documental grabado cámara en mano por el propio George Harrison.

Otro beatle que saca disco

Paul McCartney también publica hoy disco, Memory Almost Full, y lo hace con el sello de las cafeterías Starbucks. También se editan hoy los nuevos trabajos del violinista Ara Malikian, el grupo El Efecto Mariposa, la rapera Arianna Puello y el electrónico Cornelius y la cantautora Aroah.