Bulevar Avda. Portugal
Imagen del nuevo bulevar sobre la A-5 en la avenida de Portugal. / JORGE PARÍS JORGE PARÍS

Consuelo ha puesto doble ventana y sigue sufriendo el ruido de los coches. José Manuel duerme con la ventana abierta y oye cantar a los pajaritos. Consuelo y José Manuel viven en la misma calle, la avenida de Portugal (Latina), pero él tiene enfrente un bulevar y ella está a la entrada del túnel que une la carretera de Extremadura con la M-30, por donde circulan unos 100.000 vehículos al día.

El bulevar y la entrada al túnel están separados por apenas 200 metros 

Entre el portal 175, el de Consuelo, y el 135, donde vive José Manuel, hay 200 metros, una distancia que para los que se han quedado sin soterramiento es lo que media «entre el cielo y el infierno».

Los vecinos del cielo no sólo han ganado en calidad de vida, sino económicamente. En un mercado inmobiliario en pleno receso, sus pisos se han encarecido un 20% este año, calculan los vecinos.

El metro se ha colocado en 4.305 euros, casi 1.000 por encima de la media del distrito (3.464), recogida en el último informe de Idealista.com.

Ocurrirá igual en otros tramos

Lo mismo ocurrirá, previsiblemente, en el soterramiento de la M-30 bajo el Manzanares, donde también está previsto ganar espacio para el peatón.

Sin embargo, las inmobiliarias del barrio opinan que los vecinos tienen una idea «irreal» del valor de sus viviendas. «Están por las nubes. Quieren vender cuartas plantas sin ascensor por encima de los 60 millones (de pesetas), cuando no deberían subir de 40. Se creen que ahora viven en la Castellana», dicen.

La oferta, aun así, es escasísima. Apenas 2 ó 3 o tres carteles se ven en la calle. Los vecinos no se quieren marchar. Están encantados con este paraíso con vistas a la Casa de Campo, a la sierra y a la plaza España.

En primera persona

Consuelo Gómez. De la zona sin bulevar. «Yo me pregunto qué le hemos hecho nosotros a este alcalde, por qué no hizo la entrada doscientos metros más adelante. Nos dijeron que era inviable por la gasolinera. Nos han dejado peor, una acera sin árboles y más ruido incluso que antes de la obra».

Alejandro Martínez. De la zona sin bulevar. «Soy portero en una finca que da al túnel. El túnel estará muy bien, conecta con el centro en cinco minutos, pero la gente que vive aquí se queja muchísimo del ruido y de la discriminación que han sufrido con respecto a sus vecinos. No lo han hecho nada bien».

Conchita Abadie. De la zona con bulevar. «Sobre todo hemos notado mucha mejoría porque ya no hay ese ruido que había antes. No podíamos ni abrir las ventanas en verano. Era horroroso. Además, ahora te asomas y notas la tranquilidad, ves el bulevar, que lo han dejado muy bonito, y es una gozada».

José Manuel Rodríguez. De la zona con bulevar. «Las obras han sido horribles, de día y de noche. Nosotros, afortunadamente, nos pudimos marchar fuera, pero los vecinos lo han pasado mal. Ahora hay mucha paz y esto se ha convertido en una zona privilegiada de Madrid y, sí, los pisos se han revalorizado mucho».