Un niño de Coslada de 11 años fue encontrado en su domicilio el sábado, después de llevar perdido más de 20 horas. En ese tiempo, la Policía Local mantuvo activado un intenso dispositivo de búsqueda que se puso en marcha cuando la madre del niño denunció que su hijo había desaparecido. El suceso comenzó el viernes, cuando la progenitora llevaba al pequeño al centro de salud de Coslada para que le pusieran una vacuna. El niño no llegó a entrar porque se escapó corriendo, sin que la madre pudiera seguirlo. Finalmente, el chaval fue hallado a las 11.30 horas del sábado, dormido detrás de un sofá en el suelo de la terraza. Posteriormente, el niño confesó que había estado cerca de casa, «vigilando que nadie le viera», hasta la madrugada del sábado, cuando decidió saltar la valla del domicilio y volver a casa.