El viaje entre Lleida y la Pobla de Segur en el Tren de los lagos, con vagones de madera de los años cincuenta de enormes ventanales, gestionado por FGC tiene cada vez más demanda, la ocupación ha llegado al 85% en abril, el mes tradicionalmente más flojo en una temporada en la que se han incrementado las plazas un 25%.

Josep Mª Sabando Franch, jefe del servicio, asegura que son muchas las reservas que ya tiene el tren turístico, que este año cuenta con un vagón más de 56 plazas, hasta 280.

"Este primer fin de semana de mayo está completo y tenemos algunas reservas incluso para días de octubre", ha explicado a Europa Press. El viaje de ida y vuelta con dos locomotoras diesel, las llamadas Yeyés, comienza en la estación de Lleida, pasa por Balaguer y bordea los embalses de Sant Llorenç de Montgai, Camarasa, Cellers y Sant Antoni.

La complicidad del sector turístico del Pallars permite a los viajeros organizar excursiones complementarias en la La Pobla de Segur o pueblos vecinos, como Salàs de Pallars, donde pueden visitarse las tiendas museo en las que el tiempo se paró en los años sesenta.

El viaje en el tren histórico es de ida i vuelta los sábados de abril a octubre con la interrupción en las semanas más calurosas de julio y agosto, aunque FGC da la opción de regresar el domingo con el tren regular de la línea.

Familias con niños y grupos de personas de cincuenta años o más forman el grupo más numeroso de los viajeros a los que el grupo teatral 'La Cremallera' les ameniza el viaje con humor y escenas de antaño.

Consulta aquí más noticias de Lleida.