Se acabó la huida

Los hermanos más cachas y tatuados de la televisión son por fin exculpados de los cargos que pesaban sobre ellos. Hoy acaba la segunda temporada de ‘Prison Break’.
Michael Scofield (Wentworth Miller) en un trance de la serie. (La Sexta)
Michael Scofield (Wentworth Miller) en un trance de la serie. (La Sexta)
Tras dos temporadas intentando demostrar su inocencia y escapando de la justicia, los hermanos de Prison Break han conseguido quedar libres de cargos. Esta noche se emiten los dos últimos episodios de la serie en La Sexta (21.55 h). Prison Break ha tenido esta temporada una audiencia media del 4%, un punto por encima de la media de la cadena.Esta historia carcelaria se emite en 100 países y ha sido récord de audiencia en su país de procedencia, EE UU.

Si en la primera temporada, Michael Scofield (Wentworth Miller) ideó un plan para sacar a su hermano, Lincoln (Dominic Purcell) de la prisión en la que está condenado a la silla eléctrica, en la segunda temporada hemos podido ver cómo Michael y el grupo de reclusos que se fugaron con él se convierten en fugitivos y luchan por mantenerse libres.

En el primer capítulo de esta noche, Lincoln descubre que su hermano ha ido en persecución de T-Bang, un peligroso asesino con el que tiene que saldar cuentas. Por su parte, Sara se enfrenta a la cárcel. En la segunda y última entrega aparece un testigo sorpresa y declara en el juicio de Sara, exculpándola y convirtiendo en hombres libres a los hermanos.

Más acción en la tercera entrega

En la próxima temporada, que se estrenará en EE UU este otoño, no habrá descanso y las tramas seguirán igual de trepidantes. Los productores de la serie ya han desvelado que Michael volverá a la cárcel, esta vez a un penal de Panamá, del que también tendrá que fugarse. Además, un nuevo personaje, una inteligente y atractiva mujer, llega a la serie.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento