La Federación Andaluza de Libreros (FAL) ha señalado este jueves, celebración del Día Internacional del Libro, que la crisis económica les siga afectando de "manera profunda", toda vez que ha manifestado su "preocupación" por lo que pueda ocurrir con el libro de texto de cara al curso 2015-2016.

Así, su presidente, José Luis Jaime, ha señalado en declaraciones a Europa Press que la federación no está implicada en ningún acto central con motivo del Día del Libro, porque "la crisis nos afecta de una forma tan profunda, que la verdad es que estamos intentando lograr sobrevivir en nuestros negocios", señala.

De este modo, las librerías andaluzas asociadas a la FAL han organizado acciones individuales relacionadas con esta efeméride, como instalación de mesas a las puertas de sus establecimientos regalando claveles o campañas visuales a través de las redes sociales con diferentes lemas en pro de la lectura.

Sobre la situación del sector, Jaime señala que a nivel nacional hay regiones en las que los índices de ventas "se están estabilizando", e incluso algunas "en las que ya se apunta un ligero entusiasmo, dos o tres por ciento sobre las ventas malas del año anterior", por lo que "creemos que la tendencia irá al alza de forma general".

"Sabemos por experiencia que la crisis o la mejoría o caída en ventas es una especie de onda que recorre toda España, y tarde o temprano nos cogerá", asegura el presidente de FAL, que también apunta que "evidentemente en esas ondas bajas hay muchos que caen y en Andalucía han caído muchas librerías".

Además, precisa que en la comunidad andaluza el sector está "muy preocupado" por lo que pueda ocurrir con el libro de texto de cara al curso 2015-2016, porque "aunque no es que sea la panacea del sector, es muy importante en estos momentos de crisis porque hay muchas librerías que los venden".

En este sentido, recuerda que la Junta se ha convertido en única compradora a través del cheque-libro, y que aunque al principio estaba previsto que fuera cada cuatro años cuando se cambiaban los libros, el caso es que "la realidad es que estamos con cuarto de ESO que el año que viene llevarán ocho años".

"La idea era ir reduciéndolo paulatinamente cuando se hubieran instaurado todo los cursos, de modo que en lugar de cada cuatro años se canjearan cada tres años, luego cada dos, etcétera, pero al final siempre hay una excusa para no renovar, lo que nos está perjudicando enormemente", asegura Jaime, que señala que el próximo año "son teóricamente seis cursos los que renovarán, toda Primaria adaptada a la Lomce".

Al respecto, subraya que "la campaña de los libros de textos y la de Reyes son vitales para poder aguantar el resto del año", asegura el presidente de FAL, que también pide que "los libros, que van entregando desde junio, se paguen en un plazo razonable, porque normalmente nos colamos hasta bastante avanzado diciembre".

Por último, sobre los gustos de los andaluces, desde la FAL aseguran que los datos son "muy similares" a nivel nacional. Así, señalan que en este momento, "lo que mejor se está manteniendo, incluso va subiendo los índices, son los libros de ficción y la literatura infantil y juvenil".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.