Manos Limpias, que ejerce la acusación popular en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, ha solicitado que el exjefe de los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía Francisco del Río declare como testigo ante el Tribunal Supremo dentro de la causa que se sigue contra los cinco aforados nacionales.

En rueda de prensa en Sevilla, el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, ha anunciado que su formación ha pedido la comparecencia de Francisco del Río, petición a la que "se ha adherido" la propia Fiscalía y que se ha mostrado seguro que será señalada por el magistrado instructor, porque "hay un informe jurídico que no ha salido a los medios pero donde, desde el punto de vista legal, se advertía de la ilegalidad" del sistema para otorgar las ayudas investigadas.

A su juicio, se trata de un testimonio "determinante" para demostrar que "la cúpula de los diversos gobiernos de la Junta no solamente era conocedora, sino que también diseñó y programó este procedimiento". "Su declaración es absolutamente necesaria para desmontar las declaraciones" prestadas por los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y los exconsejeros José Antonio Viera, Gaspar Zarrías y Mar Moreno.

Pedirá la retirada del pasaporte de los aforados

Bernad ha destacado, en este sentido, que también será clave "para ratificar" las imputaciones de los aforados la declaración en calidad de imputado que prestará en el Supremo el próximo 28 de abril el exinterventor general de la Junta Manuel Gómez, tras lo que el magistrado instructor "pedirá el suplicatorio" al Congreso de los Diputados y al Senado.

"Cuando confirme el juez la imputación" de los cinco aforados, "lo primero que vamos a pedir en la primera vistilla que se celebre es la retirada del pasaporte a los aforados, no por posible destrucción de pruebas ni riesgo de fuga", sino por el riesgo de que "alguno de los imputados pueda desplazarse fuera de España y pueda tener presuntamente cuentas en paraísos fiscales", lo que "vamos a tratar de impedir".

Tras resaltar que el caso se encuentra en un "momento procesal muy importante", el secretario general de Manos Limpias se ha referido a las declaraciones prestadas por los aforados criticando que "no vale con decir que no sabían nada", pues realmente "había una trama y una organización creada para delinquir" y "como mínimo son cómplices, encubridores y cooperadores necesarios de un gran fraude que no se hubiera podido producir sin sus firmas".

"tomadura de pelo"

"Ha habido hasta 15 advertencias del exinterventor", ha destacado Bernad, quien ha tachado las comparecencias de "tomadura de pelo" y de "patéticas", incidiendo especialmente en la "desfachatez" de Zarrías, quien "poco menos que se creía que se podía ir a un Tribunal Supremo pensando que estaba todavía en la Feria de Sevilla".

Y es que, en última instancia, "todos quieren echar la culpa a Guerrero, al sindicalista Lanzas y al chófer de la coca", ha criticado Miguel Bernad, quien también ha lamentado la actitud en la causa que se sigue en el Supremo de los abogados del PP, que "ha sido verdaderamente penosa".

No obstante, a juicio de Bernad "hay otro escándalo muchísimo mayor que los ERE en cuanto al volumen", como es el fraude en los cursos de formación, un "cáncer que se extiende a todas las comunidades autónomas". "No sólo es una corrupción de Andalucía, sino de todas las comunidades, y en ella están implicados todos", como son los sindicatos, "la gran patronal" y los responsables de las administraciones públicas, "que han mirado para otro lado y no han cumplido con su obligación".

BERNAD,

"víctima del fraude" de los cursos de formación

Según ha adelantado, todos los procedimientos relacionados con el fraude en los cursos de formación terminarán en la Audiencia Nacional, por lo que ha solicitado al ministro de Justicia, Rafael Catalá, y al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, que, "en previsión de esta macrocausa", se cree un juzgado central de instrucción "específico" en la Audiencia Nacional.

Bernad, por último, ha desvelado que él mismo fue víctima de este "gran fraude", pues "un buen día me llegaron a mi casa particular dos diplomas de supuestos cursos de formación de 80 horas para ser jinete y jefe de cuadra", cuando "nunca he montado en caballo ni he ido a carreras de caballos", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.