Así lo ha asegurado Marí en una ponencia durante una jornada de la Asociación para el Progreso de la Dirección sobre el crecimiento del sector empresarial.

La presentación del conseller, titulada 'Fluidez del crédito e inversión en el turismo', ha abordado la evolución del crédito en España en los últimos años, el proceso de consolidación fiscal de las Administraciones Públicas y los positivos efectos de los mecanismos de pago a proveedores sobre el crecimiento económico.

La ponencia formaba parte de una mesa redonda en la que también han participado el responsable de la oficina de empresas de La Caixa en Baleares, Diego Hernández, y el director territorial de Baleares y Canarias de BMN, Antonio Serra.

Sobre la evolución del crédito, Marí ha subrayado que las últimas encuestas ponen de manifiesto "una clara mejora en la percepción de las pymes" sobre el acceso del financiación bancaria "en un contexto de recuperación económica y de moderación del endurecimiento de las condiciones aplicadas a los préstamos".

Asimismo, ha hecho especial mención a que, "más allá de opiniones ideológicas o de estudios teóricos", los datos confirman que "en la economía española, en el periodo 2007-2015, existe una elevada correlación entre la ejecución presupuestaria del sector público y el crecimiento del PIB nacional".

El govern ha conseguido evitar el colapso

El conseller ha destacado que el Govern ha conseguido "modular los efectos" del proceso de consolidación fiscal "para evitar un colapso" y "conseguir, como así ha sido, salir de la recesión y entrar en crecimiento económico".

Sin embargo, el conseller ha insistido en que "aún queda mucho trabajo por hacer", especialmente para seguir corrigiendo los dos desequilibrios "más significativos" de la economía balear.

"En primer lugar, las cifras de paro y empleo del mercado laboral siguen estando lejos de lo que sería deseable. En segundo lugar, la Administración pública debe continuar adoptando medidas para profundizar en el camino de la consolidación fiscal", ha explicado.

Finalmente, el conseller también ha puesto de manifiesto la relevancia que tiene la reducción de la deuda comercial y periodo medio de pago a proveedores por parte de las Administraciones públicas.

En este sentido, ha destacado el importante papel de los mecanismos de pago a proveedores. En concreto, citando los cálculos del Banco de España de marzo de 2015, Marí ha asegurado que la reducción de la deuda comercial por parte de las Administraciones públicas ha tenido "un impacto positivo sobre el PIB real de entre 0,3 y 0, 6 puntos acumulados entre 2012 y 2014, y el efecto sobre el empleo habría sido también entre 0,4 y 0,7 puntos".