La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha señalado que las facturas publicadas en la web 'www.ritaleaks.compromis.net', referidas a gastos de representación del Gabinete de Alcaldía y servicio de Protocolo, están fiscalizadas sin reparos por la Intervención, no son "facturas de la alcaldesa", sino del conjunto de la corporación, y ha anunciado que los servicios jurídicos estudiarán si su difusión vulnera la Ley de Protección de Datos.

Así se ha manifestado la primera edil ante los medios tras asistir a la presentación de los vehículos del programa Ford Adapta, ante la publicación por parte de la coalición Compromís de 466 facturas que suman 278.000 euros contabilizados, según la formación, durante la última legislatura en comidas, hoteles y viajes.

Al respecto, Barberá ha querido manifestar que "no hay ninguna Wikileak" porque Compromís ha hecho un "aprovechamiento de la transparencia municipal" para acceder mediante una clave a estas facturas, por lo que no se trata de "ningún trabajo de heroicidad".

En este sentido, ha detallado que el Ayuntamiento tiene "todos los datos volcados en el sistema informático", es "profundamente transparente" y a ellos se accede con una clave "que tienen los funcionarios que tienen que fiscalizar" y que ni ella ni sus concejales poseen.

Ha explicado que el portavoz de Compromís, Joan Ribó, pidió esa clave y entró al sistema en noviembre. "Entraron, y digo entraron porque no sé quién la utilizó más, tan indiscriminadamente que el sistema se alertó por un mal uso y pudo caer", ha agregado la alcaldesa.

Por ello, ha recalcado que no ha habido "ninguna heroicidad" por parte de esta formación, sino "aprovechamiento de la transparencia municipal", mediante el cual Ribó accedía con la clave y pedía el expediente en papel. Así, ha negado que se trate de ningún "Wikileaks", sino que es "una farsa política" para presentar "una manera de trabajar interesante" por parte de Compromís.

Ha recalcado que "hay muchísima manipulación e intencionalidad", ya que se trata de un tema "que ha salido por segunda vez, repetido" y las facturas "son gastos de protocolo y representación de la corporación" e incluyen también a la oposición en algunos casos.

Barberá ha aclarado que se refieren "a más de un mandato", como muestra la factura de un viaje a Copenhague en 2009 con motivo de la candidatura olímpica de Madrid, que tenía a Valencia como subsede, por lo que abarcan "al menos seis años".

A su juicio, "el colmo de la manipulación" es que se hable de facturas del 18 de marzo, en plenas Fallas, cuando "los invitados del Ayuntamiento, efectivamente tienen que comer, ese y más dieciochos de marzo habrá, claro que sí".

"No son comidas con amigos o del grupo nuestro, son comidas protocolarias de los invitados oficiales del Ayuntamiento, embajadores, personalidades y algún medio de comunicación", ha agregado, para después incidir en que "si tengo a 26 invitados de Fallas lo que quiero es una ciudad absolutamente hospitalaria, lo que no quiero son las cutrerías que proponen otros".

Por ello, considera que "venderlo de otra manera es una manipulación" y, además, la alcaldesa ha apuntado a "la casualidad que hayan aguardado hasta ahora, que estamos en precampaña electoral, parta publicarlo e intentar armar un batiburrillo como el que han armado en este momento" porque "estamos —el PP— subiendo en las encuestas y tienen que echar más hachazos encima".

COMPROMÍS,

"nacido para destruir"

Esto demuestra, para Barberá, "la campaña que van a hacer" desde Compromís, una formación a la que ha acusado de no tener proyecto para la ciudad. "Compromís es un partido nacido para destruir, no presenta ningún proyecto constructivo; eso sí que es coherente con su línea ideológica originaria, que es el comunismo. Su único proyecto es echar a Rita Barberá, no todo vale", ha agregado.

A su juicio, Joan Ribó, "es un profundo incoherente y un oportunista político" porque, según ha indicado, no se puede "hacer una cosa en la oposición y justo la contraria cuando se es gobierno", y ha puesto como ejemplo los ayuntamientos de Burjassot y Sueca, donde gobiernan, "apercibidos por el Tribunal de Cuentas por su presunta opacidad".

Informe de intervención

La alcaldesa ha recalcado que el informe de Intervención señala que las facturas de atenciones protocolarias y representativas han sido fiscalizadas "sin reparos".

Además, ha indicado que los servicios jurídicos municipales estudian si la publicación de estas facturas en Internet puede suponer la revelación de datos a una persona distinta del interesado, con lo que "se puede haber vulnerado la Ley de Protección de Datos", un tema que "se va a estudiar con mucha seriedad" y "se va a poner en conocimiento de la institución que corresponda".

En este sentido, ha indicado que "independientemente de los políticos, hay funcionarios que están cumpliendo con su obligación y empresas privadas que no tienen por qué ver su membrete en el periódico".

"no me he aprovechado"

"No me he aprovechado, no me he ido a grandes viajes, no he cruzado el Atlántico, no me he ido a Asia como multitud cargos de otras comunidades y ayuntamientos lo han hecho, y esto en 24 años", ha aseverado la alcaldesa.

Además, ha indicado que lo que más le "escandaliza" de todo es el hecho de que, según algunas informaciones publicadas en prensa, Compromís hubiera podido firmar un contrato de exclusividad de 24 horas para difundir esta información con un medio de comunicación.

Al respecto, se ha preguntado "qué tipo de contrato de exclusividad se ha negociado con datos municipales, en qué consiste ese contrato, cuál es su naturaleza y qué se ha dado a cambio de qué", algo sobre lo que Compromís "tendrá que dar explicaciones".

Consulta aquí más noticias de Valencia.