El buen tiempo está acompañado esta Diada de Sant Jordi en Girona y miles de gerundenses inundan desde primera hora de este jueves la rambla repleta de paradas de libros y rosas, en una jornada festiva y tranquila.

Los visitantes pueden disfrutar por primera vez de una muestra de poemas que cuelgan de la estructura del puente Eiffel y del de las Peixaterias Velles, que cruzan el río Onyar, donde pueden recoger los versos que más les gusten e incluso colgar poemas propios.

Además, los miles de gerundenses que están llenando el barrio antiguo de la ciudad en busca del libro y la rosa pueden detenerse en la plaza del Vi, la del Ayuntamiento, y participar de un estupendo recital de la obra del poeta gerundense Miquel Pairolí, fallecido hace dos años.

Como es tradición, también se ha celebrado el clásico desayuno literario que ofrece cada año la Delegación de la Generalitat en Girona, dedicado a las bibliotecas.

Como curiosidad, los visitantes también pueden encontrar rosas que no se marchitan, incrustadas en joyas —pendientes, collares y brazaletes—, es una iniciativa de la Fundación Ramon Noguera que cada año elabora rosas artesanales y creativas y que vende en la parada instalada en Plaça Catalunya.

Es una Diada "optimista" para los libreros que pronostican un aumento de vendas de hasta un 5% y en Girona siguen triunfando los autores catalanes, como Xavier Bosch y Sílvia Soler, que son unos de los más buscados, y los gerundenses siguen siendo fieles a sus autores como Josep Maria Fonalleras, Martí Gironell, Xevi Sala y David Ruiz.

Consulta aquí más noticias de Girona.