La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en funciones, María José Sánchez Rubio, ha defendido que la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres contempla la discriminación positiva como un "elemento de equilibrio", al tiempo que asegura que "es conveniente que se vayan teniendo gestos como último sistema de selección en profesiones muy masculinizada".

La consejera se expresa así en declaraciones a los periodistas en Sevilla antes de reunirse con el viceministro de Sanidad de Panamá, Miguel Mayo, después de la polémica surgida por que la Junta aplicará la discriminación positiva de sexo femenino en caso de empate en las oposiciones del Servicio Andaluz de Salud (SAS), cuyo plazo de presentación de solicitudes está abierto hasta el 20 de mayo.

En este sentido, la consejera ha recordado que el concurso de oposición del SAS oferta 3.282 plazas, que asegura "les encantaría que fueran muchas más", pero "éste es el tope que nos permite el Ministerio de la tasa de reposición ahora aceptada", añade.

"Hemos estado tres años al diez por ciento y ahora al 50 por ciento y eso es muy relevante", manifiesta, toda vez que señala que "también es muy relevante que en algunas especialidades que están muy masculinizadas, al tercer empate, cuando no hay ningún elemento más para desempatar, se busque el de género como una forma de tener más presencia de mujeres".

Asimismo, Sánchez Rubio ve "sorprendente" que los medios "tachen la discriminación positiva como negativa" cuando la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres "contempla como un elemento de equilibrio"; y, además, "dicen que lo hemos hecho por apariencia", lamenta la consejera.

Por último, la titular de Salud ha afirmado que "es conveniente que se vayan teniendo gestos como último sistema de selección en profesiones muy masculinizada, a fin de buscar el equilibrio y la presencia de mujeres", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.