Mossos d'Esquadra
Dos agentes de los Mossos d'Esquadra custodian una zona acordonada. ACN

Las labores de drenaje y limpieza de un canal que separa roses de Castelló d'Empúries (Girona) ha permitido encontrar un vehículo en cuyo interior había los restos de un joven francés desaparecido hace cuatro años.

Según avanza este jueves El Punt Avui, los operarios avisaron el martes a los Mossos d'Esquadra al encontrar un vehículo sumergido en el canal y la policía envió un equipo de submarinistas, quienes encontraron el esqueleto y activaron el protocolo judicial.

Posiblemente falleció el mismo día en el que se marchó de su puebloLos restos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal para determinar la identidad de la víctima y, de ser posible, las causas de la muerte y el tiempo que el vehículo había pasado sumergido en el agua.

Todas las hipótesis apuntan a que se trata de Jean-Baptiste Juin, un joven de 20 años en parador desconocido desde el 11 de diciembre de 2011. El chico se marchó de su pueblo, Troyes, a mil kilómetros de Roses, tras un desengaño amoroso.

Era cocinero y su entorno creyó que se había ido a Roses en busca de trabajo en su sector. Sin embargo, ni su madre ni sus amigos tuvieron noticias suyas y denunciaron su desaparición. La policía constató que había cruzado la frontera el mismo día de su marcha y sus allegados iniciaron una campaña para localizarle.

Lo más probable, apunta el rotativo, es que el vehículo cayera al agua desde el paseo de Santa Margarida, una zona muy transitada en verano pero desértica en invierno.

Consulta aquí más noticias de Girona.