La Agrupación de Familiares y Amigos de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) ha entregado este sábado, 18 de abril, los restos de 11 represaliados que fueron exhumados en 2007 y posteriormente identificados, y entre los que hay dos extremeños.

En concreto, se trata de Felipe Dorado Hernández, de Atalaya (Badajoz), muerto el 23 de marzo de 1941; y José Carrasco Valiño, de Campillo de Llerena (Badajoz) y residente en Picón (Ciudad Real), muerto el 7 de agosto de 1942.

Asimismo, se han entregado los restos de Gonzalo Muñoz Torres, de Villafranca de Córdoba, que murió el 23 de junio de 1939; Adolfo Pérez López, de Ronfe (Lugo) y residente en Madrid, que murió el 18 de noviembre de 1939; Celedonio Molina Alba, de Navas de Ricomalillo (Toledo). Muerto el 12 de marzo de 1941; Pedro Muñoz Pulido, de Alcalá la Real (Jaén), murió el 24 de marzo de 1941.

También Antonio Berenguer Trigo, de Cartagena (Murcia), murió el 28 de marzo de 1941; Agustín Delgado Sánchez, de Socuéllamos (Ciudad Real). Murió el 13 de abril de 1941; Nicasio Urbina Fernández, de Anchuras (Ciudad Real), que murió el 16 de abril de 1941; Bonifacio García Alcalde, de Roa de Duero (Burgos), que murió el 29 de octubre de 1941; y Vicente Tercilla Abásolo, de Angulo (Burgos). Murió el 8 de noviembre de 1941.

Según informa la agrupación en una nota de prensa, los 11 restos han sido recogidos por sus familias. Especialmente emotivo ha sido el momento en que José Muñoz, hijo de Pedro Muñoz Pulido, recogía los restos de su padre. O el momento en que Nieves recogía los restos de su abuelo y recordaba a su madre (hija de Celedonio Molina Alba), fallecida hace dos semanas, después de haber buscado a su padre toda su vida y haber donado una muestra de saliva para el análisis de ADN.

Con estos 11 restos entregados hoy, la Agrupación de Familias de Valdenoceda ha conseguido identificar plenamente 55 restos exhumados y entregarlos a sus familias. Los restos proceden de la exhumación que la agrupación realizó el pasado 2007. En aquel momento, antropólogos de Aranzadi exhumaron 116 restos y comenzaron posteriormente un estudio antropológico y las pruebas de ADN para hacer realidad las identificaciones.

La agrupación recuerda, además, que hay otras 38 personas muertas en el penal (según consta en los registros civiles) que están enterradas en Valdenoceda y que no han podido ser, por el momento, exhumadas.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.