El semidesconocido arte de Irak del último siglo sale a subasta por primera vez en Occidente

  • La casa Bonhams organiza en Londres la subasta 'Un siglo de modernismo iraquí'.
  • Es el estreno en el mercado occidental de las tendencias artísticas contemporáneas de un país cuya agitada historia ha impedido a los creadores salir al exterior.
  • En la venta serán subastadas 127 obras, algunas de excepcional importancia por las que se espera alcanzar precios de venta de hasta 140.000 euros.
'Lamea', de Jewad Selim, el óleo por el que se espera alcanzar un precio de venta más alto: unos 140.000 euros
'Lamea', de Jewad Selim, el óleo por el que se espera alcanzar un precio de venta más alto: unos 140.000 euros
Courtesy Bonhams

La turbulenta y funesta historia de Irak durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI ha oscurecido cualquier tipo de expresión artística producida en el país, del que sólo se difunden noticias marcadas por sangre, invasiones, enfrentamientos y violencia. Así las cosas, resulta casi un milagro encontrarse con el arte contemporáneo iraquí y comprobar su riqueza y vitalidad.

La subasta A Century of Iraqi Modernism (Un siglo de modernismo iraquí), con 127 pinturas y esculturas, es una ventana abierta a la pervivencia de una tradición cultural asentada en una zona donde, según sabemos, florecieron las primeras civilizaciones con lenguaje escrito. Organizada por la casa Bonhams el 21 de abril en su sede de Londres, la selección que sale a la venta tiene el carácter de una retrospectiva: la primera que se organiza en Occidente del semidesconocido arte iraquí contemporáneo.

La flor más hermosa, al borde del precipicio

"Un dicho sostiene que la flor más hermosa crece al borde de los precipicios", dicen los organizadores. "En un país que ha sufrido una inconmensurable desgracia, pérdidas humanas, desplazamientos forzosos y la angustia de tanta destrucción, la flor resplandeciente del arte iraquí ha florecido: es un legado duradero que debe ser apreciado", añaden.

Coordinada por Nada Shabout, profesora de Historia del Arte, escritora y fundadora de la Asociación de Arte Moderno y Contemporáneo del Mundo Árabe, Irán y Turquía, la subasta muestra el floreciente, variado e innovador trabajo de los artistas iraquíes a lo largo de la última centuria y demuestra que esta constancia pervive pese a "los años oscuros de la guerra y la profanación cultural nacional", que se ha manifestado trágicamente en museos, colecciones privadas y bibliotecas "destruidos y saqueados".

Vanguardistas al mismo tiempo que Matisse

El repaso al catálogo de la subasta [puede descargarse en un PDF de 13 megas de peso, o ser consultado en línea] permite comprobar cómo los artistas de Irak desafiaron las convenciones académicas de la plástica al mismo tiempo en que lo hacían en Europa artistas como Matisse, Braque y los precubistas. La revolución vanguardista en Irak vino de la mano de pintores que se alzaron contra el formalismo otomano, como Hajji Selim (1883-1941), de quien se subasta una Naturaleza muerta pintada al final de su vida con un estilo que recuerda al de Cézanne. Se espera que la obra alcance un precio de venta de hasta 54.000 euros.

La gran joya de la colección es, precisamente, una obra del hijo de Selim, Jewad Selim (1919-1961), considerado el padre del modernismo iraquí. Se trata de Lamea, un expresivo retrato de 1949 de la poeta y académica iraquí Lamea Abbas Amara, condenada a muerte y ejecutada el mismo año en que está datado el óleo al ser considerada culpable de actividades sediciosas en pro de los derechos de la mujer. El cuadro, pintado al estilo de las vanguardias parisinas, podría ser vendido por unos 140.000 euros, calculan en Bonhams.

Un 'gallo cubista'

Otra pieza destacada es el Gallo cubista de Shakir Hassan Al Said (1925-2004), artista de paleta expresionista que reinterpreta uno de los motivos tradicionales de la iconografía iraquí, donde el gallo es símbolo de resistencia y también de la plenitud de la vida rural. Se espera que el óleo alcance en la subasta un precio de venta de unos 48.000 euros.

También hay dos piezas, Composición abstracta y un dinámico grupo de bailarinas sin título, de Akram Shukri (1910-1986), un artista educado en Europa que introdujo en Irak en los años sesenta la pintura abstracta, un estilo que nunca antes había sido practicado en el país.

La "pequeña pero importante" colección de obras de A Century of Iraqi Modernism, escribe la comisaria Shabout en el catálogo, son un "testimonio de la creatividad y la innovación de los artistas iraquíes modernos" y demuestran que los creadores del país no están aislados de sus colegas del resto del mundo. La pervivencia creativa es todavía más importante si consideramos la emigración forzosa de artistas que se registró a partir de 1990, la desaparición del patronazgo estatal y el tejido social "totalmente destrozado" del país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento