Un perturbado creó el pánico en la tarde del viernes en la provincia filipina de Samar al asesinar a diferentes miembros del poblado con un machete mientras dormían.

El joven, de 39 años y que padece una grave enfermedad mental , asesinó al menos a diez personas, entre ellas cinco niños, e hirió a otras 18, la mayoría de su familia.

El suceso ocurrió a las 02.00 hora local (18.00 GMT del viernes) en una aldea cercana a la población de Calbayog, unos 500 kilómetros al sureste de la capital, cuando un hombre identificado como Danny Guadiz penetró en los domicilios de sus víctimas mientras se encontraban todavía durmiendo y les atacó con un pequeño machete conocido como "sundang".

Se le acusó de matar hace años a su propio hermano.

Efectos del alcohol

Acto seguido, continuó propinando puñaladas a más personas que se fue encontrando por las calles del pueblo hasta que fue detenido por la Policía. Varios testigos indicaron que el atacante mostró síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, según el jefe de la Policía regional, el superintendente Abner Cabalquinto.

Ocho personas murieron al instante y otras dos fallecieron en un hospital local cuando fueron trasladados, y donde están siendo tratados los 14 heridos, de distinta consideración.

Al atacante también se le acusaba de haber asesinado hace años a su hermano en Manila.