television
Pareja viendo la televisión. NICO HERMAN / RADIALPRESS

Vivimos de pantalla en pantalla y nuestra vista lo padece. Ordenadores, teléfonos y televisores pueden producir un esfuerzo excesivo de los ojos que se traduce en cansancio, picor, sequedad, fotosensibidad o dolor de cabeza entre otros síntomas. El uso frecuente de este tipo de pantallas electrónicas puede ocasionar ojo seco. Se trata de cuando en el ojo existe escasez o falta de lágrima.

De modo que la colocación y distancia de la televisión en nuestro hogar no es una cuestión baladí. Nos podemos dejar llevar por las pulgadas y poner un televisor de 42” en un salón pequeño, donde va a quedar a un metro escaso de nosotros. Como explican en Vivienda Saludable, el funcionamiento del ojo humano nos da las claves para resolver el dilema de qué tamaño de pantalla y a qué distancia.

El funcionamiento del ojo nos da las claves para elegir qué tamaño y a qué distanciaSegún la fisiología del ojo humano las tres cualidades principales que nos ayudarán a elegir la colocación, las características y el tamaño de nuestro televisor son la agudeza visual, el ángulo de la línea de visión y el ángulo de visión. Teniendo en cuenta estos parámetros, determinaremos la distancia y ubicación aconsejada según tamaño y resolución de la pantalla.

Hay otro factor añadido: la resolución. Con respecto a la distancia, la recomendación de la SMPTE (Society of Motion Picture and Televisión Engineers) es que la distancia mínima sea al menos el doble del ancho del televisor, y que la máxima no supere en más de cinco veces esa medida. Sin embargo, desde la distancia mínima si nuestro televisor no tiene la suficiente resolución nuestro ojo apreciará cada punto percibiendo una imagen de menor calidad.

La nueva definición UltraHD permite un mayor número de píxeles por pulgada. Ese aumento de densidad implica menor tamaño de pixel lo que permite ver la imagen desde más cerca sin que nuestro ojo note cada punto. Para una TV de 55” Full HD la distancia de visionado óptima sería 2m. La misma televisión pero con resolución 4K tendría una distancia ideal de 1m.

Sin embargo aquí entraría en juego el último factor; el ángulo de visión del ojo humano, que a partir de 60º empieza a perder percepción cromática y a los 124º deja de ver con los dos ojos. La SMPTE recomienda que la distancia mínima de visionado sea tres veces la altura del televisor o 1,6 veces la diagonal de una pantalla 16:9. Para un televisor de 50 pulgadas, tendríamos que situarnos a 80 pulgadas, que serían 2,03 metros.