Manuela Trasobares
Manuela Trasobares.

Lo ha hecho en Geldo (Castellón), un pueblo de 700 habitantes. Con PP y PSOE empatados a tres escaños, ella otorgará la vara de mando.

¿Qué significa para usted haber sido elegida?

Es una referencia muy importante para el colectivo transexual, una prueba de democracia y tolerancia

Es una referencia muy importante para el colectivo transexual, una prueba de democracia y tolerancia para que otros colectivos marginados levanten su voz.

¿Cuándo decidió que quería ser alcaldesa?

Fue algo rápido, hace unos tres meses. Había hecho muchos actos culturales en Geldo, así que me presenté por ARDE (Acción Republicana Democrática Española).

¿Está satisfecha?

Sí, con sólo cuatro años aquí creo que me he ganado el escaño a pulso, y sin experiencia ni favoritismos.

¿Qué propone?

Atraer turismo rural y cultural. Además, el pueblo estaba crispado por cuestiones urbanísticas, y quiero traer de nuevo tranquilidad.

El PSOE se ha colgado una medalla con la Ley de Identidad de Género, pero aún hay injusticias.

Pues tiene usted la llave...

Sí, pero no es fácil decidirse. Voy a oír al PSOE, porque no puedo decepcionar a mi gente, pero en esta provincia las subvenciones las da el PP, aunque no quiero ser una vendida.

¿Cómo ve a su colectivo hoy?

El PSOE se ha colgado una medalla con la Ley de Identidad de Género, pero aún hay injusticias.