Por un lado están el bienestar y supervivencia de los linces, lobos, nutrias, águilas imperiales, cigüeñas y buitres negros que habitan en los Montes de Toledo y en la Sierra Morena, y por otro la comodidad que representaría para los residentes de los municipios del norte de la Provincia Cordobesa la construcción de la autovía Córdoba- Puertollano, que servirá de enlace con Ciudad Real y con Toledo.

Los grupos ambientalistas se apoyan en el concepto negativo que ha dado el Ministerio de Medio Ambiente sobre este proyecto, para pedir su inmediata cancelación, pero ayer se conoció que Fomento estudia trazados alternativos que tendrían un impacto ambiental menor que el del diseño existente.

El Ministerio de Medio Ambiente ha publicado una resolución negativa de la construcción de la autopista de peaje, que enlazaría a Toledo-Ciudad Real-Córdoba.

Según publica el Boletín Oficial del Estado, este proyecto causaría efectos negativos y las afecciones a los lugares de la Red Natura 2000 serían significativos, entrando en contradicción con los objetivos de su conservación y en consecuencia con el mantenimiento de la coherencia de la Red Natura 2000.

Además, resalta que las medidas previstas por el promotor del proyecto, la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, no son una garantía suficiente de la completa corrección o adecuada compensación de la Red Natura 2000.

El proyecto sometido a Declaración de Impacto Ambiental consistía en la construcción de una autopista de peaje entre Toledo y Ciudad Real y entre Puertollano y Córdoba (N-IV) y que sería una prolongación hacia el sur de la autopista de peaje A-41 Madrid-Toledo.

Su objeto era desarrollar una alternativa a la actual autovía N-IV como eje de conexión norte-sur, descongestionar la abundante circulación de la zona y conectar con la misma a las principales poblaciones de la traza de las provincias de Toledo, Ciudad Real y