Guepardo
La promiscuidad no es habitual entre los grandes felinos. (WIKIPEDIA) WIKIPEDIA

Las hembras de guepardo del Serengeti, en Tanzania, no creen en la fidelidad ni en el "hasta que la muerte os separe"; de lo contrario, lo disimulan muy bien.

Con mayor diversidad genética, los cachorros podrían adaptarse y evolucionar en diferentes circunstancias

Los análisis de ADN realizados a varios de estos felinos marcados previamente demostraron que casi la mitad de sus crías tenían padres diferentes.

Publicado por Proceedings of the Royal Society B y recogido por varios medios británicos, entre ellos la BBC, este estudio alerta de que esa promiscuidad puede exponer a las hembras a diversas enfermedades.

Sin embargo, ese andar de flor en flor podría tener repercusiones positivas, ya que aseguraría la diversidad genética de esta especie en peligro de extinción.

"Con mayor diversidad genética, los cachorros podrían adaptarse y evolucionar en diferentes circunstancias", afirma a la cadena británica Dada Gotelli, una de las responsables del estudio y miembro de la Zoological Society de Londres.

"Si hubiese un gran cambio en el medio ambiente, algunos serían capaces de adaptarse mejor que otros", añade.

En peligro de extinción

Los guepardos (Acinonyx jubatus) están clasificados como una especie vulnerable, según la World Conservation Union, por lo que la promiscuidad de estas hembras no es del todo una mala noticia.

Más aún si se tiene en cuenta que la población actual se estima por debajo de 10.000 individuos en una especie que se enfrenta a la pérdida de su hábitat y de la caza furtiva.

El 43% de las crías habían sido fecundadas por varios padres

El estudio siguió a los guepardos en el Parque Nacional del Serengeti, al noroeste de Tanzania, durante más de nueve años y, a partir del análisis de ADN de 176 muestras fecales quedó demostrado que la infidelidad en los guepardos es muy común, al contrario de lo que ocurre con otros grandes felinos.

Analizados los cachorros de 47 hembras de guepardo, un sorprendente 43% de las crías habían sido fecundadas por varios padres.

En algunos casos, hasta tres machos habían fecundado a una misma hembra.

"Los cachorros de guepardo sufren una mortalidad tan alta en las primeras semanas que fue difícil conseguir muestras de todos ellos", añade Gotelli.

Las guepardas del Serengeti son capaces de recorrer largas distancias para encontrar nuevos machos.

Práctica inusual

Esta promiscuidad, poco habitual entre los grandes felinos, aumenta el riesgo de contraer parásitos y enfermedades entre las hembras, aunque ha generado un extraño instinto de protección.

A los machos puede crearles confusión no saber si los cachorros son suyos

"El infanticidio", según Gotelli, "no ha sido observado en los guepardos, como sí ocurre con los leones y los leopardos".

"A los machos puede crearles confusión no saber si los cachorros son suyos y por eso consideran que es mejor no matar a ninguno, por si acaso", concluye la investigadora.