Ram y Laxman han sido separados con éxito tras diez meses unidos por el abdomen.

Hijos de una madre separada y sin recursos, las dificultades les vinieron desde el momento en que estos niños indios salieron a la luz.

El hospital tuvo que pedir prestado el equipamiento y los médicos buscaron información por internet

Por suerte su madre no tiró la toalla. Ni ella ni el humilde hospital indio que ha llevado el caso durante este tiempo.

El centro tuvo que pedir prestado el equipamiento y los médicos usaron internet para informarse de cómo realizar la operación.

En medio de toda esta precariedad, Ram y Laxman entraron en el quirófano.

Siete horas después abrían los ojos: la separación había sido un éxito.

El equipo médico no podía ocultar su alegría tras la intervención.

Saben que en los próximos meses los niños todavía no están exentos de peligro pero lo más difícil, separarlos, ya es historia.