Agentes de la Policía Nacional desarticularon en Valencia una organización dedicada a la introducción y posterior distribución de importantes cantidades de cocaína en España, así como al blanqueo del dinero procedente de su actividad ilícita y se incautaron de ochocientos treinta y siete kilogramos de cocaína camuflados en un cargamento de piñas dentro de un contenedor en el puerto de Valencia.

El valor de la sustancia estupefaciente ascendería en el mercado ilícito a casi cincuenta y dos millones de euros, informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Hasta el momento han sido detenidas siete personas de nacionalidad española en Madrid, Valencia, Cuenca y Huelva.

También se han practicado seis registros domiciliarios, en los que se han intervenido, entre otros efectos, 65.000 euros en efectivo, una pistola, un rifle y diversa munición.

La operación, denominada 'Florín-Augusto' ha sido realizada por agentes del GRECO (Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado) de Cádiz, en colaboración con las UDYCO (Unidades de Droga y Crimen Organizado) de Madrid y Valencia, las Comisarías Provinciales de Huelva y Cuenca, y el Servicio de Vigilancia Aduanera (DAVA).

La investigación se inició en mayo de 2006 como consecuencia del análisis de las actividades de una sociedad, con sede en Aldaya (Valencia), dedicada a la importación de fruta procedente de Panamá a través de contenedores.

Los agentes averiguaron que los responsables de la mencionada empresa, contando con el apoyo y colaboración del director de una sucursal bancaria de Burjassot (Valencia), realizaban importantes transacciones de dinero a Colombia.

Utilizaban los canales propios de las organizaciones implicadas en el blanqueo de dinero.

El pasado mes de abril, el presunto jefe de la organización desmantelada, A.E.L.G. se desplazó a Medellín (Colombia) para preparar y coordinar un envío de sustancia estupefaciente a España.

Regresó a nuestro país el día 10 de mayo a fin de controlar él mismo la llegada de la mercancía.

Los agentes detectaron la llegada al puerto de Valencia de dos contenedores cargados de piña, y cuyo destinatario era la empresa investigada. Ante la posibilidad de que en su interior pudiera haber sustancias estupefacientes ocultas, se procedió a revisar su contenido.

En uno de ellos se localizaron, camuflados entre las piñas, ochocientos treinta y siete paquetes de aproximadamente un kilogramo de cocaína cada uno.

La droga incautada en la operación podría alcanzar en el mercado ilícito un valor aproximado de 52 millones de euros.

La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Se han intervenido 65.000 euros en efectivo, ocho vehículos de lujo, una motocicleta de la marca Harley Davidson, un camión frigorífico, un pistola del calibre 9 mm. parabellum con silenciador, un rifle del calibre 22 mm, 150 cartuchos del calibre 9 mm parabellum, tres máquinas de contar dinero, tres ordenadores portátiles y 25 teléfonos móviles.

Entre los detenidos se encuentra A.E.L.G., considerado el jefe de la organización; J.M. S.T., encargado de la distribución de la cocaína en España; L.R.G.P., principal colaborador de A.E.L.G. y encargado de la empresa de importación de fruta; J.B.V.M., colaborador de J.M.S.T.; P.G.P., socio de A.E.L.G. y de J.M.S.T.

A.I.J.V., secretaria de la empresa y encargada de dar cobertura legal a la misma; V.A.F., director de la sucursal bancaria en Burjassot, encargado del blanqueo de capitales.