La arrolladora victoria del PP en las elecciones autonómicas obedeció en buena medida a que muchos votantes optaron por Francisco Camps en la papeleta color sepia, pese a que se habían decantado por un alcalde socialista en la blanca.

Así se desprende del análisis de los resultados en distintas poblaciones de la Comunitat en las que se dio esta combinación. El caso más claro se dio en L’Eliana, donde José María Ángel, del PSOE, revalidó como alcalde con mayoría absoluta, mientras que Camps sacó 18 puntos a Ignasi Pla en los comicios regionales. Algo parecido sucedió en Requena, donde la distancia entre Camps y Pla se disparó hasta los ocho puntos.

En Gandia, los socialistas gobernarán cómodamente el municipio, pero el PP obtuvo más del 50% de los sufragios en las autonómicas. En Benetússer, se dieron cifras similares, al igual que en Oliva o Xirivella, feudos tradicionales del PSOE en las municipales. Incluso en Quart de Poblet se impuso Camps, si bien lo hizo por sólo 33 votos.

En Alicante, ciudades como Dénia o Elche también votaron a partidos diferentes en cada urna, incluso en Sant Joan, donde el PP superó al PSOE por tres puntos.

El candidato socialista, Ignasi Pla, sólo fue profeta en su tierra: arrasó en Atzeneta d’Albaida, su pueblo natal, aunque sacó un punto menos que su compañero candidato a la Alcaldía.

Buñol y Xixona, feudos socialistas

¿Toda la Comunitat es monocolor? No. Todavía quedan pueblos donde irreductibles votantes del PSOE permanecieron fieles a este partido en las autonómicas y municipales del domingo, pese a los espectaculares triunfos populares en las urnas. Valencia y Alicante tienen dos ejemplos de localidades medianas como Buñol y Xixona, donde Francisco Camps (PP) pinchó en hueso. En el primer caso, los socialistas barrieron, y en Xixona casi llegan al 50%.

Dinos @ ) +

... qué pides a tu nuevo alcalde

Cuéntanoslo en...

e-mail l nosevendevalencia@20minutos.es

correo l Xàtiva, 15, 8 A; 46002, Valencia

o en www.20minutos.es