El acusado de matar a una vendedora china admite su autoría, pero no recuerda nada

  • Asesinó a la mujer delante de su hijo de siete años.
  • "Mi hijo aún tiene pesadillas. Hizo un gran daño a mi familia", dice el marido de la víctima durante el juicio contra el acusado.
  • El acusado asegura que estaba bajo los efectos de las drogas.
Mazo de justicia.
Mazo de justicia.
GTRES

Israel R.M., acusado de matar a una vendedora china, ha reconocido en el juicio que fue el autor del disparo en la frente que acabó con su vida delante de su hijo, pero ha manifestado que no recuerda nada porque estaba bajo los efectos de las drogas.

"Yo estaba muy mal. Iba como volando por la calle. No me acuerdo de nada", ha afirmado el procesado en la vista oral que ha arrancado en la Audiencia de Madrid. Se le juzga por homicidio, robo con violencia, atentado y lesiones.

Chen Juan, de 29 años, regentaba junto a su marido una tienda de alimentación en el número 1 de la calle Entre Arroyos, el distrito de Moratalaz. Tras el crimen, su marido y su hijo abandonaron España.

El representante de la Fiscalía de Madrid solicita 23 años de cárcel para el procesado, mientras que la acusación particular que representa a la familia eleva esta pena a 27 años de prisión. Su defensa tratará que se le aplique una atenuante por intoxicación, si bien las muestras de cabello y orina demostraron que ese día solo había consumido calmantes.

En su declaración, Israel R. ha reconocido que es consumidor de diversas sustancias desde los 12 años. En el momento de los hechos, tomaba metadona, lo que le provocaba fuertes dolores. "Ese día necesitaba salir de casa para buscar algo que me calmara", ha relatado, sin detallar más sobre el suceso.

A pocos metros del procesado, se ha sentado el esposo de la fallecida. El hombre se fue tras el crimen a China junto a su hijo de 7 años, que presenció como su madre murió de un disparo en la cabeza.

"Quiero que lo olvide"

"Mi hijo aún tiene pesadillas. Quiero que lo olvide porque le ha influido negativamente. Esto ha causado un gran daño a mi familia", ha relatado.

Los hechos se produjeron el 2 de febrero de 2014, cuando el procesado, con ánimo de enriquecerse económicamente, entró en el local Supermercados Salud, que regentaba Keyi Zhu y su mujer Chen Juan, ambos súbditos chinos, cubriéndose el rostro con la capucha de una sudadera que llevaba puesta.

Chen Juan, de 29 años, estaba tras la caja registradora, en compañía de su hijo de ocho años de edad, cuando Israel sacó un revólver Smith & Wensson, para el que no tenía guía de pertenencia ni licencia de armas, mientras gritaba: "Dame el dinero".

Chen Juan se negó a entregárselo y se inició un forcejeo al que el acusado puso fin al colocar el arma a la altura de la cabeza de la mujer y disparar un tiro que le entró por la sien izquierda, lo que le provocó la muerte de manera casi inmediata.

El acusado, ya sin impedimento alguno para arrancar del mostrador la caja registradora, huyó del local ante la mirada sobrecogida e impotente del hijo de la fallecida. Alertados los viandantes por la detonación del arma, se acercaron al supermercado y al ver lo sucedido llamaron a Policía y Samur.

Uno de los ciudadano resultó ser médico e intentó maniobras de reanimación, pero nada podía hacerse ya porque la herida por arma de fuego le había producido un traumatismo severísimo con pérdida de masa encefálica.

La Policía apresó a Israel después de un forcejo y luego de que tirase en medio de la calle la caja registradora cuando le perseguían los agentes y los viandantes que le habían visto salir del supermercado. En la caja registradora había 277,88 euros. El acusado está privado de libertad por estos hechos desde el momento de la detención.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento